Dos canciones que quería escuchar y un poema inédito

1-. “CRAZY TRAIN”, Ozzy Osbourne. Una puta maravilla. Un temazo de antología. Para todos los que crecimos con un disco de Black Sabbath debajo del brazo es un regalazo. Y este tema solo es la punta del iceberg de toda la carrera impecable de Ozzy. Hay momentos y momentos. En estos momentos no sé por qué estoy volviendo a escuchar estas melodías heavies tan pegadizas. Por cierto, hablando con un colega el otro día, no podíamos dejar de alabar la función de Randy Roads, guitarrista de la banda de O. por aquella época. La armonía de guitarra se sale, pura dinamita de arreglos barrocos. La melodía, mejor ni hablar y escuchar:

2-. “NO WAY FOR A SLAVE TO BEHAVE”, The Strange Boys. Esto no es un single. Esto es un tema que no pasará a la historia (debido a la poca fama del grupo y su naturaleza más o menos underground) pero que lo merece como el que más. Luis Boullosa me descubrió a este peculiar grupo “indie” (por decir cualquier cosa) en su magnífico libro, “El puño y la letra. Creación literaria y Rock & Roll underground”. Ryan Sambol, su enfermo cantante (otra vez, por decir cualquier cosa) hace unas interpretaciones totalmente rebeldes y salidas de rosca. Enfermo porque canta como el puto Pato Lucas. La verdad, un grupo que tendría una plaza más que segura entre tanto The Strokes, Artic Monkeys, etc. No os podéis perder vídeos de sus conciertos, donde parece que las anfetaminas y el MDMA corren por todo el escenario. Si queréis entrar en el buen rollo y echar un baile, esta canción tiene todos los ingredientes para ello: 

3. Un poema titulado “Nuestro funeral será igual de hermoso como hermoso será el funeral de todo el mundo”. Estoy probando cosas nuevas después de La muerte del Hombre Orquesta. Ya iré publicando más detalles en forma de poemas nuevos. Este poema lo escribí hace dos semanas y, a falta de más revisiones y redacciones, lo publico porque quizás creo en la poesía como el camino y no el fin (y también creo en el derecho a escribir poemas de mierda o poemas mal escritos). También está publicado, junto a más poemas de amigos escritores, en nuestro blog RAINDOGS

 

me recuerdas

a mis inicios

                        solo estaba jugando

ahora no sé cómo va a acabar

es triste

que la gente vaya en barcas

no soporto a la gente que va en barcas: en las películas

en el Campo Grande

en mi

imaginación

tú no vas en barca

qué pena que tenga tantas cosas que hacer

¿estás aburrido?

aburrirse es una tarea de artesano como escribir poemas

escribir poemas rápido para vivir rápido

solo rápido he amado rápidamente

te he preguntado qué tal vas con eso

pero no me has respondido

creo que me confundo todo el tiempo con las cosas

                        (qué cosas)

no hay amanecer posible decían

esos libros que leímos en los parques con temor y maldición

no hay huida posible

a veces me pregunto por qué

tendemos siempre a ser tan depresivos

 

fui a la Iglesia

                        me diagnosticaron TOC

debe ser que no duermo suficiente

debe ser que soy perezoso

y los animales me miran extraño

no temas,

no voy a ahogar a tu perro

está todo bien

o como si lo estuviese

Beckett se ahogaba en los jardines de Luxemburgo

yo acabaré ahogado en los jardines de Luxemburgo

los jardines de Luxemburgo son un lugar perfecto para ahogarse

con sus treinta mil palomas y sus

cien mil ceniceros

puedes morir

cualquier día de asfixia

no temas,

he pasado mil hipocondrías

si sales de aquí vivo me habré alegrado

si sales de esta ciudad vivo me habré alegrado

si tiras tu vida por la borda con tus mil jinetes y tus latas

de steinburg tus pastillas y el cloroformo que aspirábamos

en los párkins luminosos tu móvil y tus gafas para no ver

nada claro tu sonrisa al fin y al cabo por la vereda de los

condenados que nos negamos a crecer

volverás a empezar y tu tiempo entonces se hará cenizas

he esnifado cenizas

me esnifaré tus cenizas cuando mueras

como ese payaso que tocaba la guitarra a todas horas

y ese otro y ese otro y ese otro y ese otro

y al fin respirarás en lenguas de esparto

y siempre estarás solo

pero no necesitarás a nadie

porque estarás solo

y tu sonrisa revelando sueños de luz y cómic de acción

se elevará por todas las galaxias de novela

alcanzando el fulgor de una cometa lanzada al espacio

en silencio para que nadie se entere

camino de la mortalidad.  

 

Anuncios

El oso pesado que conmigo va / when you sleep / Lou Reed sigue vivo / los Raindogs invadimos la ciudad / las películas de Pasolini solo se ven una vez en la vida a riesgo de graves lesiones morales

1. Muy chic. 

2. Mis canciones favoritas no son mis canciones favoritas son las canciones favoritas de todo el mundo. 

3. Hay una bomba y va a explotar. Aquí, dentro de mi pecho. Me van a tener que amputar la garganta. 

4. Este viernes, 27 de junio va a ser la bomba. La bomba que va a reventar todo. Los RAINDOGS daremos uno más de nuestros recitales. Este será más especial que el resto, ya que estará invadido de música. A las diez de la noche, en la Casa José Zorrilla de Valladolid, no os lo podéis perder. Llevo bastante tiempo preparando este proyecto tanto mental como musicalmente y puede que guste o puede que disguste mucho (sic). Creo que no hay nada más que decir. Estáis todos invitados. 

5. Conseguir que todas las viejas capitalistas que pasan los sesenta años y que van a todos los eventos gratis, esas señoras-topo aburridas, que increpan y discurren sobre el sufrimiento de la lumpen-burguesía y la alta sociedad, hijas del café de las siete de la tarde y la partida, del pensamiento casposo de una sociedad como siempre atrasada por su poca tasa de natalidad y de rumba y salero! y de ganas de pasarlo bien y dejar el sitio a una juventud sin futuro que día a día sale a la calle a buscarse la vida para encontrar el tortazo simultáneo y precoz de la prole más elitista, intelectual y respetable de todo el mundo castellano que viaja en un hispano-suiza con su pedantería y sus ganas de joder. 

6. Mi libro de poemas, La Muerte del Hombre Orquesta, ha sido reseñado por una súper página (blog) divulgadora de la ALT-LIT al otro lado del charco, La Polifonía de la Nada. Gracias Didier, por tus palabras. Aquí podéis leer la reseña. 

7. Sigo pensando mucho en Lou Reed aunque haya pasado ya un tiempo desde su muerte. 

8. No pude estar en el Día de la Música de mi ciudad dando el cante por ahí ya que una enfermedad repentina y grave me ha atacado en los últimos días. Poco a poco me voy recuperando para volver con más fuerza y ganas. 

9. Aprovechando estos días encerrado en casa, me he tragado varias películas del hiperrealismo italiano, Pasolini, Bertolucci… Nunca entendí mucho de cine pero la filmografía de Pasolini me ha impresionado bastante. Por no hablar de sus poemas, uh. Y pronto se verán las consecuencias de ello. 

10. Si hay que recitar un poema, esta semana me quedo con uno de los escritores que más influenciaron a Lou Reed, Delmore Schwartz. Es un poema que, junto al cine de Pasolini y mis altas fiebres, no me ha dejado dormir y he tenido verdaderas pesadillas. Como siempre, la traducción al cargo de uno de mis poetas españoles más admirados, el “Baudelaire español”, Roger Wolfe: 

EL OSO PESADO QUE CONMIGO VA

“el estar consigo del cuerpo”

El oso pesado que conmigo va,
Embadurnado el rostro de una múltiple y variada miel,
Zafio y dando tumbos aquí y allí,
Acaparando cada sitio con su peso,
Ese bruto hambriento y golpeador
Enamorado de los dulces, del sueño y de la ira,
Factótum desquiciado que todo lo deshace,
Que trepa el edificio y patea el balón,
Que en la ciudad del odio boxea con su hermano. 

Junto a mí jadea, ese pesado animal,
Ese oso pesado que conmigo duerme,
Y que dormido aúlla por un mundo hecho de azúcar,
Por un dulzor tan íntimo como el abrazo del agua,
Aúlla en sueños porque la cuerda
Tiembla mostrándole el oscuro abismo que hay debajo.
Este exhibicionista de pomposo andar está aterrado,
Embutido en su traje de gala, reventándole los pantalones,
Y tiembla cuando piensa que su carne tiritante 
Se deshará por fin hasta convertirse en nada.

Este animal del que no puedo escapar conmigo va,
Y me ha seguido desde que el negro útero me sostenía,
Moviéndose conmigo, distorsionándome los gestos,
Una caricatura, una henchida sombra,
El payaso estúpido de los designios de mi ser,
Que ofende y obnubila con su propia oscuridad,
Que alienta oculto en el vientre y en los huesos,
Opaco, demasiado próximo, mi secreto, y aún así desconocido,
Que se yergue para abrazar a ésa a la que amo,
Con la que quisiera caminar, de no estar él tan cerca,
Groseramente la manosea, a pesar de que me bastaría
Tan sólo una palabra para desnudar mi corazón y mostrarme como soy,
Pero él se tambalea, y lo ofusca todo, y exige su alimento,
Bajo su custodia babeante arrastrándome con él,
Entre los cientos de millones de su especie,
Y el desenfreno de la gula en todas partes.

11. Por último, una versión que me encanta de un gran Himno Generacional como es el “When you sleep” de MBV. En realidad el grupito este es una gran imitación de Cat Power, Tori Amos y todas esas cantautoras con las que tomas un Valium y apareces en el planeta de la depresión, pero hay que reconocer que mola demasiado. La verdad, es que “when you sleep”, hagas shoegaze, pop meloso, noise, punk o lo que sea, es una canción que sigue erizando el vello de la piel as time goes by

Juntar las mejillas con la muerte (último poema de este 2013 que se va)

 

+escuchando: “Wake Up”, de Arcade Fire

A modo de final a este turbio y desesperado 2013 quisiera dejar en este post uno de mis poemas favoritos de Bolaño, localizado en su libro de poemas “Los perros románticos”, pero extraído, en este caso, de la antología de Anagrama de todos sus poemas, “La Universidad Desconocida (2007)”.

El título del poema es “Autorretrato a los veinte años”. Este poema habla de la poesía y de Latinoamérica. Puede que ambas palabras estén relacionadas. Siempre lo creí. Una de las novelas que más me marcaron en mi vida, “Los detectives salvajes” me hizo creer en ello y aceptar su mitología. Que México y sus calles sean ya para mí, sin haber estado aún, la ciudad de la poesía o de los poetas que surcan sin pensar el mapa de los sueños por sus cafeterías sagradas, sus bares nocturnos o sus casones milenarios (a modo del de Joaquín Font).

Como si México fuera un parnaso moderno traído a nosotros en nuestro tiempo de la mano de Roberto Bolaño. Recuerdo también un hermosísimo poema de David Meza que leí en el blog de Luna Miguel titulado “A las siguientes generaciones. Manifiesto” y que podéis leer clicando aquí. También, al leer el poema que os transcribo a continuación, me acuerdo sobre todo de mis amigos escritores, de como juntos compartimos el valor de la literatura. De como dice el poema, “juntamos nuestras mejillas con la muerte”. Dentro de poco daremos un recital presentando una primera antología. Cada uno con su estilo y forma de hacer las cosas pero unidos y bajo un proyecto común llamado RAIN DOGS

¿Un deseo para 2013? Seguir teniendo 20 años y que el pulso de la juventud de los veinte no desaparezca jamás de nuestras vidas.  

Me dejé ir, lo tomé en marcha y no supe nunca

hacia dónde hubiera podido llevarme. Iba lleno de miedo,

y se me alfojó el estómago y me zumbaba la cabeza:

yo creo que era el aire frío de los muertos. 

No sé. Me dejé ir, pensé que era una pena

acabar tan pronto, pero por otra parte

escuché aquella llamada misteriosa y convincente. 

O la escuchas o no la escuchas, y yo la escuché

y casi me eché a llorar: un sonido terrible, 

nacido en el aire y en el mar. 

Un escudo y una espada. Entonces, 

pese al miedo, me dejé ir, puse mi mejilla

junto a la mejilla de la muerte. 

Y me fue imposible cerrar los ojos y no ver

aquel espectáculo extraño, lento y extraño,

aunque empotrado en una realidad velocísima:

miles de muchachos como yo, lampiños

o barbudos, pero latinoamericanos todos, 

juntando sus mejillas con la muerte.

ROBERTO BOLAÑO, “Autorretrato a los veinte años”, (La Universidad Desconocida, Anagrama, 2007, página 346)

Dos canciones y un poema

IMG_20131201_130443
Boceto para “Lulú”, de Luis Gómez Torres

1. “Lulú”, de Last River Together. El poema de este tema, que fue escrito en 2011, al final ha visto la luz a modo de canción pop que seguro que os gustará. La producción musical y artwork, como siempre, elaboradas por mi mano derecha en este proyecto, Luis Gómez. Las relaciones de amor nunca fueron fáciles. Este poema-canción habla de eso y más. No os lo podéis perder:

2. “Hydroponic Child”, de Last River Together. Además de “Lulú”, hemos grabado una nueva canción que quizá os pueda retrotaer a la psicodelia de los 70. Espero que os guste pese a su verborrea tan solemnemente violenta que sin duda le otorga encanto:

3. Este nuevo poema inédito ha sido incluido en una antología que he preparado junto a mis amigos escritores, los RAINDOGS (aquí podéis ir a la revista-blog digital). Estamos planeando un recital para febrero en la Casa Zorrilla de Valladolid, ya os iré informando de la fecha y demás cuando esté de fijo del todo, por si estáis por aquí y podéis y queréis asistir. Se titula “Sasha Grey” y pese a su longitud, espero que os guste: 

Había una chica que conocí que tenía fama de ser la más guarra de todas.

Era la Sasha Grey del barrio:

decían los que la habían visto en acción

que era capaz de comer 5 pollas a la vez sin decir nada

durante 20 o 25 minutos.

La conocí en una discoteca del centro.

No sabía apenas bailar.

Pero era suficiente, pues todo el mundo

la miraba como si fuera a llevarse

la vida por delante.

Todos nosotros mirábamos a los demás

como si fuéramos a llevarnos

la vida por delante.

 

La conocí por segunda vez una tarde de invierno en el bar Laboratorio.

Intentó algo conmigo.

Yo estuve receptivo

y acabamos follando en un garaje con Lou Reed de fondo.

Bendito Lou,

cuántas noches de gloria nos diste.

Usamos condón y pasamos la noche dentro del automóvil con la calefacción dada.

Nos despertó el ruido de coches entrando por la puerta principal del parking.

Después fuimos a desayunar y fumamos dos porros

porque los dos, de mutuo acuerdo, quisimos asesinar al nuevo día.

La tercera vez que la conocí fue en el hospital.

Yo había ido a leer a Madrid unos poemas a un bar de copas.

Me enteré por un amigo en común que había caído en el SIDA.

Fui a verla al hospital y pensé

en las mujeres jodidamente libres

y en cómo las admiraba.

Llevaba los poemas en la mano derecha,

inertes,

como si de repente todo en lo que había creído al escribirlos

se hubiera esfumado.

Contemplé el pasillo del hospital como lugar por donde cada uno de nosotros

acabaríamos atravesando con el paso de los años y el tiempo

para rendir cuentas a no sé qué sustancia sagrada.

Me acordé de la segunda vez que la conocí.

En su elasticidad para dirigir el acto sexual de mil maneras distintas.

Cuando llegué a su habitación pensé en mí y en nosotros,

los que agonizamos

a cada latido de vida.

Pensé en mis padres y en mis amantes.

En mis poemas y en todas las ciudades que conocía.

En cómo era posible que pudiera meterse 5 pollas en la boca

y chupar y chupar y chupar.

Y pensé que eso, al fin y al cabo, era la poesía:

seguir chupando aun sin aire en los pulmones y,

con las rodillas en el suelo,

sentir el frío de la tierra

eternamente.

También pensé en mi futuro, pero no demasiado rato.

Cuando cruzamos las primeras palabras comprobé que no estaba tan mal

como imaginé antes de venir.

O al menos de cabeza y de ánimo.

Tenía la cara chupada.

Me dijo que estaba sola,

que ya no venía a verla nadie y que vivía en la cama.

Yo creí que iba a reventar en cualquier momento

y que había sido elegido por alguien como víctima de una mala broma

para presenciar sus últimas horas,

así que

me asusté,

y, sin tocarla siquiera,

le dije que nos veríamos pronto,

que iba a venir pasado mañana.

Ella no dijo nada

y me sonrió.

Dejé los poemas encima de la colcha

y decidí irme

con la extraña sensación

de haber vivido más de la cuenta.

Para qué tanta poesía, tanta música, tanto dolor en la garganta al saber que no estamos aquí

aito

 

image-42

 

Foto2

GetAttachment (1)

imag0288-1-1-1-1

p1070801

Escribíamos poemas solo cuando quedábamos aplastados por el muro

perrosdelluvia.wordpress.com