Sueño con Lou Reed

Una de las más importantes funciones de la escritura es conseguir materializar en palabras todo ese fluir mental de imágenes y sonidos para que no se olvide. La escritura es la extensión de la memoria al papel. Hoy me he levantado dando un brinco de la cama, me ha pasado una cosa increíble y doy gracias a cualquier tipo de criatura divina que me ha dado el enorme privilegio de soñar.

Esta noche estuve en un concierto de Lou Reed. A plena luz del día, en una plaza abarrotada de gente y con cuatro músicos sobre el escenario: un batería, un bajista y un guitarra que también hacía sus pericias en un sintetizador. Y Lou Reed. Castigado y pellejoso, con su pelo rizado echado hacia atrás, la piel muy morena y hecho un alfiler. Calzaba las clásicas botas negras neoyorkinas, llevaba unas mallas de cuero como pantalones y una camisa azul oscuro con remates, muy rocker. Su voz en directo era exactamente igual a la de los discos.

Al comienzo del concierto recuerdo que sentía muchas ganas de llorar, estaba viendo a mi mayor ídolo musical en escena. Le veía pasearse al final de cada tema por delante de la muchedumbre que le rodeaba, entre ellos yo, y de vez en cuando se acercaba a alguien para hablar con él. Mi padre y mi madre estaban a mi lado, y mi madre tenía en su rostro una sonrisa tan amplia como la del gato de Alicia en el País de las Maravillas. Fue principalmente mi madre quien me transmitió el amor y la admiración por Lou Reed.

El set list del concierto fue casi irreconocible, y no puedo adivinar con precisión las canciones que estaba tocando, bien porque eran muy diferentes al disco, bien porque eran totalmente nuevas. A menudo me pasa, desde niño, que sueño con canciones que nunca he escuchado o tocado. Las canciones en mis sueños suenan de una forma distinta de la realidad, mucho más potentes y vivas, quizás. Aún así, alcanzo a descifrar algunas de ellas: “All Tomorrow´s Parties” (quizás la que mejor recuerdo de todo el concierto), “The Blue Mask”, “Sister Ray”, “Pale Blue Eyes”, “A Thousand Departed Friends” y “There is no time”.

En el sueño, cada vez que terminaba un tema, escribía a mis amigos en el móvil para que vinieran al concierto. Mis padres se perdían en la multitud a medida que yo intentaba acercarme más al escenario. Alrededor de este, había sofás y sillas asentadas en medio de la calle, junto a varias estanterías llenas de libros que nunca he leído sobre el artista neoyorkino y sus discos. También había muchas novelas y cuadernos de poesía. Se podía decir que en torno al escenario se había habilitado un improvisado salón callejero. Al fin, vinieron dos amigos míos, Daniel Nuwanda y Miguel, fervientes admiradores de la obra de Lou Reed. Nos sentamos a un lado del escenario, un austero templete lleno de ropa, instrumentos y cables.

A la mitad del concierto más o menos, Lou Reed bajó del escenario con un libro en las manos y se dirigió a mí. Su español era bastante fluido, y tenía un tono de voz cadavérico, exactamente igual a los discos. Una americana muy roída y gris le arropaba por encima de su camisa azul oscuro. Dio un salto del escenario al suelo y me miró con complicidad. Me tendió el libro que tenía en las manos y me preguntó si lo había leído alguna vez. Tomé el libro y en la portada había un nombre americano con las letras “ch” (es lo poco que recuerdo del nombre del libro). Era de segunda mano. Le miré a los ojos y le dije que no, que en absoluto lo había leído. Acto seguido, Lou Reed retiró el libro de mis manos y comenzó a ojearlo por encima, dijo que era uno de los autores que más le habían gustado e influido en toda su vida.

Casi por arte de magia, empezó a hablar en inglés conmigo, y yo perdía el hilo de lo que me decía debido a mi bajo nivel del idioma. Como veía que entendía poco, Lou Reed regresaba al español de forma brusca. Recuerdo que repetía constantemente que tenía que ir a la cafetería que había en la esquina de la plaza, que había quedado con alguien o tenía algo que hacer. Esta parte del sueño me es más fácil de recordar ya que lo repetía constantemente. El público congregado en torno a Lou Reed me miraba con envidia y estupefacción, y yo me sentía muy nervioso. Sin saber por qué, me levanté de la silla donde estaba sentado, y pude tener a Lou Reed frente a frente. Tenía una estatura alta, cuerpo muy delgado y cara arrugada. Mis amigos, Daniel Nuwanda y Miguel reían, y entraban en la conversación de vez en cuando.

El final del sueño es muy confuso, pero tengo la última frase de Lou Reed clavada en la memoria, y dudo mucho de que se me olvide. Como si fuera su colega, abrió los brazos y los hombros, y echó la cabeza hacia atrás para darme un abrazo. Esta es una de las partes más sensitivas del sueño, ya que da pie a pensar que he sido capaz de entablar contacto físico con una persona a la que admiraba mucho y que ahora está desaparecida. Sentí el tacto de su piel arrugada, estaba caliente y el pellejo sobresalía como crónica del exceso que Lou Reed arrastraba. Su voz era dulce y calmada, muy amariconada, como siempre, y estaba cargada de un romanticismo imposible de definir. La ropa le olía a tabaco, pero el olor general que él desprendía era fuerte y agradable, como la típica colonia que se echan los ancianos. Justo después del abrazo puso sus manos en mis hombros, en actitud de decirme algo importante, me miró fijamente a los ojos, y dijo: “lo mismo de siempre, chico: autosuficiencia o drogas”.

Ha pasado exactamente una hora y media desde que me he despertado y todavía sigo perplejo ante tamaña frase. ¿Se trata de una sentencia o un críptico consejo? ¿Es lo que mi mente onírica dice o es Lou Reed quien lo dice? ¿Algún tipo de epitafio personal e intransferible, dedicado a mí y solo a mí? ¿Lo que Lou Reed me hubiera dicho si viviera y tuviera la oportunidad de charlar con él? Posiblemente no, y todo sea resultado de un buen gol del inconsciente en mi confusa cabeza. Aún así, es la única frase que recuerdo del todo de mi conversación en sueños con Lou Reed. “Autosuficiencia o drogas”, qué cojones querrá decir eso. Quizás no fuera así del todo, era un cruce entre esa frase y esta otra: “o soy autosuficiente o me drogo”. No recuerdo del todo cuál de las dos era, lo que tengo claro son esas dos palabras: “autosuficiencia” y “drogas”.

Acto seguido, y como punto final del sueño, nos pidió a mí y a mis amigos que dijéramos una canción que nos gustaría que tocase. De forma automática, mi amigo Miguel dijo “Perfect Day”, yo dije “Caroline Says Part II” y Daniel Nuwanda gritó “Saaaad Song”. Lou Reed volvió al escenario y apagó los amplis. Hizo un movimiento con la mano para llamar al grupo de músicos que le acompañaban y dijo al micrófono: “un segundo, ahora vuelvo” en inglés, algo así como “wait a second, I´ll come back”. Bajó del escenario y le vi marchar en dirección a esa cafería que él tanto mencionaba con el resto de la banda. Nada más verle meterse en una de las calles de acceso a la plaza, me desperté.

Anuncios

What you want

Despertaste sobre un manto de asfalto odiando el amanecer. Pensabas, otro puto amanecer. Lo peor de existir es ser consciente de que aún quedan muchos despertares, muchos más amaneceres, apaciguados ahí, en la esquina de tu habitación, pensando en si deberían despertarte ya o esperar un poco más para que tú solo tengas que abrir los ojos. Una persona deprimida como tú acaba odiando los días, piensa, ¿no podría ser de noche todo el tiempo? El amanecer produce una sensación desagradable en ti, vuelve la razón al inicio. El pecado se arrepiente y se repliega con una exhalación de exceso. Si despiertas, continúa la vida, continúa la crueldad, continúa el esperpento, ¿tan difícil es seguirse equivocando una y otra vez hasta reventar? Todas las blasfemias que soltaste en la vigilia se vuelven estúpidas o ni si quiera las recuerdas. Las palabras de amor no sirven nada por la mañana. Tus párpados luchan por no cerrarse, tu piel quiere seguir enterrada en las sábanas. Escuchas música muy alto para no oír el ruido sordo, ese ruido sordo que oías como el curso de un río interminable la pasada madrugada. Te miras en el espejo. Las legañas son las lágrimas solidificadas del que no quiere despertar y prefiere seguir durmiendo aun estando despierto. Mis legañas las construyes tú a lo lejos, a ciento y pico kilómetros de distancia; piensas que no te oigo pero puedo sentir cada pensamiento absurdo emanando de tu cabeza. Los pensamientos absurdos son útiles a la hora de enfrentarse a una vida complicada. Me gustaría abrazarte, pienso que sería la única forma de poder aceptar mi despertar. No quiero existir. Tú tampoco. Desaparezcamos los dos.

La primera chica reality de Internet

He decidido dar un giro de ciento ochenta grados a los contenidos de este blog y lanzarme a publicar una entrevista que realicé hace unas semanas a María García Sala, estudiante de Bellas Artes en Barcelona. No es para nada una chica corriente y ella se define como una “loca del coño”. Este mismo miércoles se estrena su reality show autoproducido, “Qué difícil es ser yo”. Desde este blog siempre me ha gustado apoyar las iniciativas de jóvenes que quieren dar el paso y conseguir algo. Y, María García Sala, gracias a su personalidad y a su curiosa forma de ver el mundo, es uno de esos jóvenes que a pesar de las adversidades de estos tiempos y las negativas de los de ahí arriba ha conseguido lo que quería, un reality para ella sola. 

Nunca pensé que llegaría a publicar una entrevista tan alejada de lo que realmente me interesa en este, mi blog personal. Debido a las negativas de varias revistas a las que escribí proponiéndolas el tema y la idea del artículo, he acabado por publicarla aquí. Siempre he pensado que el periodismo es esa actividad dedicada a contar historias, y que de vez en cuando está bien salir de tu mundo para asomar la vista hacia cosas que no tienen que ver contigo pero que pueden resultar interesantes. Como podréis ir leyendo, las preguntas también están bastante fuera de onda, y el objetivo de todo fue hacer una entrevista divertida, experimental e irreverente. Gracias a María García Sala por su atención y por sus respuestas tan sinceras. Espero que os guste. 

11221959_832368473525376_7725423846339276466_n

Estudias tercero de Bellas Artes en Barcelona. Como trabajo de final de asignatura presentaste tu página web “La loca del conio necesita aprobar” donde muestras retazos de tu forma de pensar y de vivir. ¿Cuándo y cómo decidiste presentar como obra de arte tu vida?
La verdad es que me encanta pasármelo bien. Estar delante del ordenador una madrugada antes de una entrega, estar haciendo algo bastante desconcertante y pensar “madre mía, la chorrada tan grande que estoy haciendo”, me proporciona regocijo infinito. Llegó un momento en el que me di cuenta que creaba más momentos para sentir ese regocijo en mi vida de que lo que lo hacía con un pincel o un lápiz. Todo lo subía a Facebook porque tengo muchos amigos repartidos por España, y así nos tronchábamos unidos. La gente se empezó a enganchar y en la facultad me animaban a presentar ese contenido como obra, a mi me pareció gracioso y ya está. En realidad la vida y obra de un artista es algo que va unido totalmente, pero vamos que yo lo he hecho por las risas.

Acabas de grabar un reality show titulado “Qué difícil es ser yo”. ¿Qué opinas de los realities en España y de la gente que tanto los critica?
Soy fan absoluta del formato reality y me encantan todos y cada uno de ellos. Creo que estos, como la mayoría de la “telebasura”, tienen un doble público de gente que los ve súper enserio y otro que lo hacen como un tipo de humor, aunque muchas veces se diluyen y esto es lo que más me gusta: el punto en el que no sabes si te estás riendo de ese personaje friki o lo idolatras súper de verdad.
Y la gente que los critica, pues no sé, me da igual, que cada uno use el televisor para lo que quiera.

¿Qué nos podremos encontrar en el reality? ¿Cómo es tu día a día?
La idea de hacer un reality me la propuso Rodrigo Luxon, que es el que se ha encargado de hacer todo lo que veréis. Como ya habíamos grabado cosas antes y él sabe que si me dan un guión sueno mega falsa y estoy ridícula porque se me da bastante mal actuar, lo que hicimos es que yo no supiera nada de lo que iba a ocurrir en cada capítulo, de repente me llamaban, me decía que fuera a un lugar y allí empezaban a pasar cosas. Sumando a todo esto que soy muy escandalosa y que siento las cosas con mucha intensidad, sin ninguna duda ha sido el verano más emocionante de toda mi vida. También es importante resaltar que sé que el “personaje” principal del reality soy yo, pero lo verdaderamente importante son los amigos que salen en cada capítulo que son hombres y mujeres que realmente están locos del coño y bastante buenorris, estoy segura que van a enamorar al público de youtube.
Supongo que más que porque mi día a día sea algo anormal, es por cómo me tomo la vida. Me pongo pegatinas de brillantes en la frente todos los días, me disfrazo de Elsa de Frozen o de tigre cuando me apetece, uso una funda de móvil de Justin Bieber, llevo flores en la cabeza, me pongo una camiseta con los reyes de España, me tiño el pelo de las axilas de rosa… y continuamente la gente me pregunta por qué lo hago, y la verdad es que no sé que responder… porque si! Simplemente tengo ganas, me hace ilusión, no hago daño a nadie y no hay ninguna razón por la que no hacerlo.

¿Temes caer en el egocentrismo a estas alturas?
Si. A veces me veo a misma siendo egocéntrica y me molesta. Aunque no lo parezca soy una persona muy insegura y me cuestiono las cosas que hago continuamente.

¿Cuál es la frontera entre lo cool y lo friki o choni?
No tengo ni idea. Es que no sé qué es cool. Debo vivir en un mundo aparte pero ni me había parado a pensar que esto se pudiera clasificar en una línea uno detrás de otro. A mí lo que de verdad me gusta es lo muy friki, cuanto más friki más me gusta. Pero como en esta maravilla de sociedad los límites son cada vez más confusos, reconozco que alguna vez he podido pasar como una señora cool, pero vamos que yo no sé nada de eso, yo lo que soy es una absoluta friki que lo hago todo por diversión.

En una publicación en Facebook mencionaste que tus referentes son la muñeca Elsa de Arendelle, la Pelopony y Ana Obregón. ¿Aparte de estas tres, cuáles más podrías añadir?
Antes de contestar quiero aclarar que a Ana Obregón la mencioné por la serie Ana y los 7, a la cual me enganché hace un par de años cuando la volvieron a emitir en las madrugadas de Clan, y he de decir que me parece una de las mejores series de humor españolas de la historia. Dicho esto, también me interesa mucho Miley Cyrus, sobretodo su instagram que es una paranoia increíble. Y el hecho de que antes fuera Hannah Montana me vuelve loca, porque el mundo Disney Chanel me encanta, el rollo Jonas Brothers, Justin Bieber, High School Musical… ese concepto adolescente, fan, super photoshopeado, ridículo, a mi me fascina. Ah! y últimamente, con la cosa de que todo el mundo vuelve a estar como loco por Sailor Moon, también he vuelto un poco al dibujo animado de mi juventud, en plan Sakura, Doremi, Braceface, Pokémon… ayer vi la película esa de Doraemon en 3D y está bastante guay. Aunque los dibujos que están surgiendo últimamente también me encantan, del rollo Hora de aventuras, El asombroso mundo de Gumball, Historias corrientes…

En tu web “lalocadelconionecesitaaprobar.hotglue.me” sales en varios vídeos bailando de forma descontrolada. ¿Estos vídeos forman parte de un plan o de forma espontánea alguien te graba en una fiesta y acabas subiéndolo a la red?
JAJAJAJAJA cuando suena una canción que me gusta, me vuelvo totalmente loca, pero loca loca. Solo puedo sentir la música, me olvido de todo y empiezo a bailar sin ningún
tipo de límite ni ritmo; corro, salto, me muevo en círculos, me tiro al suelo… Como no suelen poner la música que me gusta en las discotecas, cuando eso pasa entro en éxtasis. Sé que contado así suena a demente pero cuando lo estoy viviendo me parece muy natural jajaja Y como a la gente de mi alrededor le hace gracia, muchas veces me graban con el móvil por eso tengo una infinidad de vídeos bailando. Yo soy muy feliz bailando, aunque al día siguiente tenga agujetas.

fes
¿Nunca has temido por tu privacidad a la hora de subir tu vida a Internet?
No, los que temen son mis padres. La verdad es que yo soy muy despreocupada y subo las cosas pensando solo en mis amigos, y muchas veces tengo a mis padres detrás que me llaman o me escriben cuando ven algo que no les gusta en Facebook (porque tengo a mis padres en Facebook!!) pero, ¿qué le voy a hacer? Me gustan demasiado estas tonterías. Aunque tengo que decir que tampoco subo toda mi vida a internet, pongo las cosas más banales y cómicas con las que sé que nos podemos reír, las cosicas que pasan dentro de mí de super verdad las saben mis friends4ever de palabra y movimiento. Aun así, hay una fantástica función en Facebook para restringir las publicaciones al público que tu elijas, y soy bastante asidua a esta función, jeje.

¿Superficial o provocadora?
Me encanta crear esta duda, bueno me encanta crear dudas y desconcertar en general. Yo quiero pensar que provoco de manera guay, pero bueno, las personas que me entienden son a las que abrazaría toda mi vida sin parar, y a las que no, también las abrazaría pero no sé si ellas a mí.

FAD
¿Qué es lo que más te gusta hacer en el mundo?
Entrar en un bazar chino. Y si es con mucho tiempo, algo de dinero y encima es un bazar en el que nunca he estado…AAAAGH!! TIEMBLO DE FELICIDAD SOLO DE PENSARLO!!!!

¿Qué te gusta leer? (Libros, autores, revistas, Internet…)
Aunque me encanta la literatura llevo un tiempo en el que leo muy poco, el mundo internet me ha hecho perder la constancia (de la que ya poseía poca). Pero me mega flipa Oscar Wilde, tanto todo lo que escribió como su persona, El filo de la navaja de Maugham me encantó, la poesía de Bukowski, aunque ahora me estoy leyendo Factotum que es prosa y también me está gustando, y no sé, Roald Dahl aunque igual es más para niños también me encanta, ah! y lo último que he descubierto es la poesía de Arthur Cravan, un familiar lejano de Oscar Wilde que fue un personaje realmente interesante. Y de revistas, la Super Pop, sobretodo la sección del horóscopo que es mi favorita.

Dime tres canciones: una para ir de camino a una fiesta, otra para bailar durante la fiesta y otra para volver a casa después de salir de la fiesta.
Lo tengo clarísimo. Para ir de camino, una de las canciones que más me gusta del mundo: “Sangre Pop” de Tremenda Trementina. Para bailar desenfrenadamente en la fiesta “Mi fábrica de baile” de Joe Crepúsculo, y ya para volver “Muero de amor” de La Bien Querida, que cuando vuelves solo a casa medio borracho la sientes muy fuerte mientras piensas en el amor.

Sin título
¿La vida es eso que pasa entre fiesta y fiesta o es algo más importante?
Ya supongo yo que será algo más importante, pero yo no lo sé. El problema es que nos tomamos la vida demasiado en serio.

¿En cuántos festivales de música has estado a lo largo de tu vida?
Creo que como en doce o así. Me suelo dejar las pulseras todo lo que puedo porque así siento que me acompaña la esencia festivalera todo el año.

¿Con cuál te quedarías o cuál de ellos fue en el que mejor te lo pasaste?
Voy todos los años y volveré siempre al Contempopránea y al Sonorama. Nunca he sido tan feliz tanto rato seguido como en esos lugares. Los dos apuestan por el indie pop
español que es lo que a mí me chifla, pero lo mejor es que se respira un súper-mega-buen rollo en estos dos festivales que es una locura. Además he conocido a gente fascinante con la que me reencuentro cada año. Hemos creado una bonita tradición veraniega: peregrinar al pop.

¿Has pasado más de seis horas enganchada a las apps para ligar (véase Tinder, Adopte un tío o Badoo) y has encontrado el amor de tu vida?
Bueno, igual seis horas no, pero tardes de resaca enteras con mis amigos tumbados, cada uno con su perfil comentando lo que nos va apareciendo, eso ha pasado. Amo las aplicaciones de ligue y las he tenido todas, pero mi favorita sin ninguna duda es Tinder. Yo creo en el amor y lo busco todos los días de mi vida, pero por ahora no he encontrado a un señor al que amar sin parar en Tinder. Aunque pienso que eso existe y no me gusta que haya gente que se avergüence de ello, si yo tuviera un romance serio salido de Tinder, este hecho sería lo primero que contaría a mis amistades al presentarlo, es muy genial, ¿qué hay más del siglo XXI que un noviazgo de Tinder?

“Viste vulgar y solo verán el vestido, viste elegante y verán a la mujer”, decía Cocó Channel. ¿Si tuvieras que lanzar una sentencia del mismo estilo, relacionada con la mujer y la moda, qué dirías?
No creo que tenga nada que ver con Coco Chanel, porque aunque sea a elección yo soy una completa hortera, pero si tuviera que darle un consejo a alguien le diría algo así: Ponte lo que te salga del coño y serás la más guapa para las personas interesantes.

¿Por qué se deprime María García Sala?
Que me roben las pegatinas que pongo en mi taquilla de la uni, me hace ser consciente de la crueldad de los seres humanos.

¿Hace falta el dinero para ser feliz?
Mientras tenga el dinero suficiente para poder concederme el capricho de pegatinas de brillantes y cerveza de paqui, yo ya supongo que sí.

¿Cómo ves el papel de la mujer en la sociedad de hoy? ¿Existe la igualdad?
Pues si me fijo en mi pequeño mundo te diría que guay, pero es mentira, me escandaliza de sobremanera la normalidad con la que se tratan algunos temas respecto a las mujeres, y más con gente de mi edad, es algo que mi pequeña cabecita no puede procesar. Está claro que la tradición ha hecho mucho, pero pienso que en unas tres o cuatro generaciones se nos tiene que quitar tanta tontería y tanto prejuicio.

¿Te podrías declarar comprometida con alguna filiación o idea política?
No. Puedo sentirme comprometida con alguna idea o causa, sobre todo por el momento que vive mi generación, pero la verdad es que paso bastante de la de la idea convencional de política. Para que te hagas una idea, cuando bebo cerveza recuerdo amistad y buen rollo, cuando pienso en política siento aburrimiento y enfrentamientos entre personas por ideas que a veces no saben defender bien. Podríamos decir que para mí la cerveza es un antagónico de la política. Mientras la Pelopony no monte un partido político yo no me afilio a nada.

¿Qué opinas del 15M y demás movimientos sociales?
Entiendo que el mundo es un poco mejor desde que este tipo de cosas existen, además los hippies y perroflautas me parecen bastante buenorris, así que en todo lo que pueda ayudar en causas sociales colaboraré.

Si hubiera una guerra intergaláctica entre ponis rosas puestos de MDMA y supermodelos de Dolce & Gabbana venidos del Nueva York del futuro, y nerds normcore de cuello camisa Ralph Lauren tuvieran a todos tus seres queridos secuestrados en una biblioteca, y en ese momento te encontraras en un after y te tuvieras que aliar con alguno de ellos, ¿con quién te irías?
Aunque los ponis rosas son realmente tentadores, supongo que elegiría a los modelos de Dolce & Gabbana porque son una combinación de dos cosas que me gustan muchísimo: la ropa hortera y los gays.

¿Las muñecas de Disney también pueden hacerse selfies?

e
Esto es uno de los proyectos que más diversión ha aportado a mi vida. Me regalaron una muñeca de Elsa de Frozen, la llevé el primer día de clase a la uni y nos empezamos a hacer selfies con ella, nos hizo tanta gracia que le abrimos un perfil de Facebook y a la gente le mega encantó, me escribían continuamente para preguntarme, me paraban por la uni para hacerse selfies con Elsa, todo el mundo deseaba conocerla. A la semana de todo esto, fui a Madrid a pasar un finde, y salí de fiesta a Cuenca Club con ella y… la perdí!! No quise decírselo a nadie porque tenía miedo que me acusaran de ser una persona desastrosa, pero al final junto a mis amigos empezamos una campaña de “Elsa desaparecida; Elsa ha sido secuestrada” y necesitábamos 20 euros para pagar el rescate. Llenamos Facebook de anuncios, mi facultad con carteles e íbamos con una cajita recaudando el dinero que en menos de dos días conseguimos.

fdsd
Así que ese viernes al salir de clase pudimos ir a la tienda Disney a recuperar a Elsa. Después de eso me la han robado y secuestrado un montón de veces, donde se hizo lesbiana, esnifó cocaína o le rompieron los pies. Ahora mismo está en paradero desconocido porque en la última fiesta de la facultad la dejé en el puesto de cervezas que tenía la asamblea de mi uni y ya no la volví a ver más. Estoy deseando volver en septiembre para preguntar a la asamblea por ella. La echo mucho de menos.

fsafs
Pero esto no termina aquí porque he metido a Elsa en absolutamente todos los aspectos de mi vida, yo también soy Elsa en muchas ocasiones, tengo un disfraz de ella y lo uso
continuamente. Las fotos que has puesto son de la pasada edición de ARCO, nos hicimos selfies con el polémico vaso de 20.000 euricos.

¿Edvard Munch o Pablo Picasso?
¿Picasso? Oh no, otra vez tú. Edvard Munch.

¿Belén Esteban o Chabelita?
Si aquí no elijo a Belén Esteban puedo meterme en graves problemas. Uno de mis mejores amigos, Guerrilla Buk, tiene una página que se llama “Por mi arte mato”, donde hace collages con Belén Esteban dentro de famosas obras de la historia del arte, además la foto con más likes de mi Facebook es una en la que salgo con esta señora.

arsafa
Para terminar, ¿cuáles son tus planes de futuro o cómo te ves de aquí a cinco años?
Mi sueño es poseer un gran bazar chino y darles hijos a mis amigos gays, pero ni idea, ya iré viendo.

Reflexión gris de domingo o la lluvia que cae en Mayo hace mucho más daño

Hace mucho que no escribo por aquí. Salvo unas pocas entradas en “Diarios hiperbólicos”, ya se puede decir que LA LUZ NO ES NUESTRA está más k.o. que nunca. Este blog ha recorrido toda mi vida universitaria y ahora que ésta llega a su fin poco a poco y sin querer va muriendo esta página, en este rincón de la Red. 

Puede que el motivo principal de este silencio inesperado sea lo que los mayores llaman “madurar“. No siempre uno va a tener una misma visión de las cosas que pasan, el pensamiento, como el cuerpo, también madura, y muchas veces esa “madurez” hace que por lo que matabas ayer simplemente hoy te parezca una absurda tontería. Puede ser. Pero me niego a utilizar esa palabra del demonio, echo bilis contra el término “madurar”. Porque…. ¿qué cojones significa madurar? ¿Alguien me lo puede explicar? 

Al cuerno con madurar. Más bien diría cambiar de ideas, evolucionar, es muchísimo más optimista pensar eso. ¿Qué ha pasado? Al principio, actualizaba este blog por lo menos cuatro veces a la semana, y ahora casi una vez por cada tres meses. ¿Estoy madurando? ¿Estoy cambiando? ¿Es una evolución o un retroceso? Como excusa, alegaré que estoy enrolado en una historia grande y larga, Hiperbolia, la novela que llevo escribiendo desde hace dos años. A su vez, los últimos coletazos de la carrera de Periodismo me exigen concentración en mi Trabajo de Fin de Grado, que por cierto lo estoy haciendo de la obra de Francisco Umbral. 

Toda una serie de tareas y deberes que se van cumpliendo a veces sí y a veces no. Y luego, ¿qué? Otra vez el hastío, el encierro voluntario, la ansiedad. Y más tarde la euforia, las noches sin dormir, el cansancio físico y mental. Las ganas de mandarlo todo a la mierda. Pero, por el momento, se aguanta . Y a pesar de todo, antes tenía el triple de trabajo por hacer y sin embargo sacaba tiempo e ideas para desarrollar en este blog. Cómo ha cambiado mi blog desde entonces. Hoy, en total desactualización, parece un laboratorio químico de poemas y creaciones varias en vez de un blog personal diario donde publico lo que me da la gana. 

Y, la verdad, clico en la URL del sitio y lo veo triste y decadente. Quizás eso era lo que buscaba desde el principio a la hora de imprimir a la página de una estética, pero ahora lo veo más triste y más decadente, como una especie de altar al que una vez fui o al que solo soy a veces. Como decía el bueno de Panerosolo soy a veces. Y tal vez eso sea madurar, no tomarte las cosas tan a pecho como lo hacías antes, tener una visión más amplia de todo, saber lo que eres y lo que no eres. 

Ah! Este blog también podría resumirse en una lista de locuras y paranoias de un postadolescente deprimido. Conozco a mucha gente que escribe y sabe mucho de literatura pero que no da a conocer sus obras. Les entiendo, y eso que desde el primer momento he estado exponiéndome. Cuando leo entradas de años atrás se me cae la cara de vergüenza y muchas veces no me veo reconocido en ellas. ¿Será que estoy “madurando”? 

Y vuelvo a reincidir en la idea sobre el significado verdadero de escribir, quizás porque estoy perdiendo un poco la fe o me he quedado sin paranoias potentes a las que convertir en poema. O quizás es que de haber escrito y leído mucho en un corto período vital haya perdido inesperadamente el fuelle. Me asustaría muchísimo levantarme una mañana y ver que todo en lo que he estado invirtiendo tiempo y dolor (porque el dolor siempre es la fuente de todo) no sirviera para nada o hubiera perdido el sentido. 

Y cuando leo en público mi libro de poemas, La muerte del Hombre Orquesta me doy cuenta que ese es principal tema que recorre el libro: el desencanto y la toma de conciencia de que hay cosas con las que tienes que vivir simplemente porque te ha tocado. Porque desde el minuto uno en el que naciste ya eras así, estabas predestinado o predeterminado a ver la vida de un modo distinto al resto, a sentir la vida de un modo personal, a vivir la vida desde otro punto de vista que el resto. Y viceversa. De ahí la incomprensión. Es imposible comprender y entender, o simplemente convencer al otro. Porque todos llevamos dentro ese niño muerto que espera en la balaustrada de su balcón la cruel llegada de su cumpleaños. 

Y bueno, todo ello me hace preguntarme si de verdad esto es lo mío. Si de verdad la escritura, la literatura y el periodismo es lo mío. Es normal que me lo pregunte, ¿no? Cuando uno está acabando la Universidad ya deja de ser definitivamente un niño y tiene que empezar a planear un poco su vida. Para ello se debe valer de unas bases y un contenido. Y esto es lo que llevo preguntándome todo este tiempo, ¿de verdad quiero esto? ¿Esto soy yo, esto es lo que busco? 

El oso pesado que conmigo va / when you sleep / Lou Reed sigue vivo / los Raindogs invadimos la ciudad / las películas de Pasolini solo se ven una vez en la vida a riesgo de graves lesiones morales

1. Muy chic. 

2. Mis canciones favoritas no son mis canciones favoritas son las canciones favoritas de todo el mundo. 

3. Hay una bomba y va a explotar. Aquí, dentro de mi pecho. Me van a tener que amputar la garganta. 

4. Este viernes, 27 de junio va a ser la bomba. La bomba que va a reventar todo. Los RAINDOGS daremos uno más de nuestros recitales. Este será más especial que el resto, ya que estará invadido de música. A las diez de la noche, en la Casa José Zorrilla de Valladolid, no os lo podéis perder. Llevo bastante tiempo preparando este proyecto tanto mental como musicalmente y puede que guste o puede que disguste mucho (sic). Creo que no hay nada más que decir. Estáis todos invitados. 

5. Conseguir que todas las viejas capitalistas que pasan los sesenta años y que van a todos los eventos gratis, esas señoras-topo aburridas, que increpan y discurren sobre el sufrimiento de la lumpen-burguesía y la alta sociedad, hijas del café de las siete de la tarde y la partida, del pensamiento casposo de una sociedad como siempre atrasada por su poca tasa de natalidad y de rumba y salero! y de ganas de pasarlo bien y dejar el sitio a una juventud sin futuro que día a día sale a la calle a buscarse la vida para encontrar el tortazo simultáneo y precoz de la prole más elitista, intelectual y respetable de todo el mundo castellano que viaja en un hispano-suiza con su pedantería y sus ganas de joder. 

6. Mi libro de poemas, La Muerte del Hombre Orquesta, ha sido reseñado por una súper página (blog) divulgadora de la ALT-LIT al otro lado del charco, La Polifonía de la Nada. Gracias Didier, por tus palabras. Aquí podéis leer la reseña. 

7. Sigo pensando mucho en Lou Reed aunque haya pasado ya un tiempo desde su muerte. 

8. No pude estar en el Día de la Música de mi ciudad dando el cante por ahí ya que una enfermedad repentina y grave me ha atacado en los últimos días. Poco a poco me voy recuperando para volver con más fuerza y ganas. 

9. Aprovechando estos días encerrado en casa, me he tragado varias películas del hiperrealismo italiano, Pasolini, Bertolucci… Nunca entendí mucho de cine pero la filmografía de Pasolini me ha impresionado bastante. Por no hablar de sus poemas, uh. Y pronto se verán las consecuencias de ello. 

10. Si hay que recitar un poema, esta semana me quedo con uno de los escritores que más influenciaron a Lou Reed, Delmore Schwartz. Es un poema que, junto al cine de Pasolini y mis altas fiebres, no me ha dejado dormir y he tenido verdaderas pesadillas. Como siempre, la traducción al cargo de uno de mis poetas españoles más admirados, el “Baudelaire español”, Roger Wolfe: 

EL OSO PESADO QUE CONMIGO VA

“el estar consigo del cuerpo”

El oso pesado que conmigo va,
Embadurnado el rostro de una múltiple y variada miel,
Zafio y dando tumbos aquí y allí,
Acaparando cada sitio con su peso,
Ese bruto hambriento y golpeador
Enamorado de los dulces, del sueño y de la ira,
Factótum desquiciado que todo lo deshace,
Que trepa el edificio y patea el balón,
Que en la ciudad del odio boxea con su hermano. 

Junto a mí jadea, ese pesado animal,
Ese oso pesado que conmigo duerme,
Y que dormido aúlla por un mundo hecho de azúcar,
Por un dulzor tan íntimo como el abrazo del agua,
Aúlla en sueños porque la cuerda
Tiembla mostrándole el oscuro abismo que hay debajo.
Este exhibicionista de pomposo andar está aterrado,
Embutido en su traje de gala, reventándole los pantalones,
Y tiembla cuando piensa que su carne tiritante 
Se deshará por fin hasta convertirse en nada.

Este animal del que no puedo escapar conmigo va,
Y me ha seguido desde que el negro útero me sostenía,
Moviéndose conmigo, distorsionándome los gestos,
Una caricatura, una henchida sombra,
El payaso estúpido de los designios de mi ser,
Que ofende y obnubila con su propia oscuridad,
Que alienta oculto en el vientre y en los huesos,
Opaco, demasiado próximo, mi secreto, y aún así desconocido,
Que se yergue para abrazar a ésa a la que amo,
Con la que quisiera caminar, de no estar él tan cerca,
Groseramente la manosea, a pesar de que me bastaría
Tan sólo una palabra para desnudar mi corazón y mostrarme como soy,
Pero él se tambalea, y lo ofusca todo, y exige su alimento,
Bajo su custodia babeante arrastrándome con él,
Entre los cientos de millones de su especie,
Y el desenfreno de la gula en todas partes.

11. Por último, una versión que me encanta de un gran Himno Generacional como es el “When you sleep” de MBV. En realidad el grupito este es una gran imitación de Cat Power, Tori Amos y todas esas cantautoras con las que tomas un Valium y apareces en el planeta de la depresión, pero hay que reconocer que mola demasiado. La verdad, es que “when you sleep”, hagas shoegaze, pop meloso, noise, punk o lo que sea, es una canción que sigue erizando el vello de la piel as time goes by

¡La feria ha llegado!

s

Hola amigos, 

El día 28 de este mes, es decir, el lunes que viene, estaré presentando mi poemario “La muerte del Hombre Orquesta” en la Feria del Libro de Valladolid 2014. Además, el mismo acto será para homenajear a mi poeta favorito de las lenguas hispanas que todos conocéis: Leopoldo María Panero. Junto a mis jinetes del apocalipsis como acompañantes, es decir, el colectivo literario en el que estoy metido, RAINDOGS, daremos un espectáculo dedicado a la poesía y a Leopoldo. Después, se proyectará en el Salón de Actos (Usos múltiples) de la Cúpula del Milenio la película El desencanto, de Jaime Chávarri que narra la vida de los Panero. 

Para mí, como para mis amigos poetas, es todo un orgullo y un honor poder estar en la Feria del Libro de Valladolid rodeado de escritores ya prestigiosos y novelistas de todos los ámbitos. Y aún más con un libro de poemas publicado, que podéis adquirir por Internet por menos de cuatro euros (aquí). 

Por lo tanto, si estáis por Valladolid este día y os apetece pasar una tarde con nosotros y nuestros poemas, estáis todos invitados. Habrá un stand de libros donde podréis encontrar nuestras creaciones. En mi caso, mi obra La muerte del Hombre Orquesta, y una pequeña antología de mis poemas favoritos de Leopoldo comentados y seleccionados por mí que he titulado Adiós a las águilas y ha editado el Ayuntamiento de Valladolid. Cuando la tenga disponible en PDF, no dudaré en subirla a la red para que la leáis. 

Feliz semana a todos y que siga esta mierda de sueño llamada literatura!