Domingo

11130867_920178734700391_291035766_o

foto quemada

Han pasado dos meses en los que no he actualizado el blog. Tiempo que he gastado en buscar trabajo, leer, escribir y divertirme. También para pensar. Me engancho a juegos sencillos, como el solitario; nunca necesité de motivos importantes para sobrevivir al tiempo. Me he perdido en largos paseos por la ciudad, he subido a algún que otro tejado para otear todo desde arriba y comprobar que, tal y como me temía, nada es excesivamente importante. He estado escuchando mucha música y descubriendo grupos nuevos. También he asistido a algún que otro concierto de la ciudad; ante todo, hay que apoyar tu escena local. He ido a alguna exposición y he tomado contacto con gente del arte de diferentes disciplinas. He buscado la inspiración en pequeños detalles y sensaciones de la vida cotidiana; se dice que para ser feliz necesitas enamorarte de las pequeñas cosas. El tedio no me molesta tanto. Nos hemos acostumbrado al frío.

También he estado pensando en nuevos proyectos y en nuevas ideas que un día quizás, sacaré adelante. Entre ellos, un disco de música experimental que exigirá bastante paciencia por parte del oyente. Un EP de una banda ficticia que aún no tiene nombre definitivo. Alterno grabaciones de teclado y órgano con partituras de guitarra. Tendrá spoken-word, música ambiental, algo de folk rock, distorsiones e idas de olla. Supongo que gustará a pesar de su pésima calidad de sonido, pensada a conciencia y que seguramente levantará algunas ampollas a quien se asome a su contenido.

A su vez, sigo con la novela; nunca se acaba. He estado recopilando textos que he escrito desde este tiempo para atrás y el volumen de archivos Word creados y guardados en la memoria USB donde guardo todos mis trabajos da miedo. Demasiado que quitar, que corregir y que pulir. He conseguido engancharme de verdad a las historias de los personajes ficticios que he creado y la emoción es lo único que me ayuda para seguir adelante y terminar de una vez.

Por último, y como tampoco quería hacer un post tan largo, os dejo con una canción que he traducido. “The Whale Song” es una canción perfecta para una noche de domingo, del grupo de rock alternativo estadounidense Modest Mouse en su EP No one´s first and you´re next.

LA CANCIÓN DE LA BALLENA

(por Modest Mouse)

(Traducción libre que no libertina)

 

 

supongo que soy un explorador

así que debo encontrar una salida

así todos podrían encontrar una salida

nos mantienen dentro

para echarnos

estoy ascendiendo

pero desearía estar hundiéndome

y no es como

si hubiese habido una advertencia

fuimos felices

y no es como

si hubiese habido que lamentarse

en la advertencia

supongo que soy un explorador

así que debería haber encontrado una salida

así todos podrían encontrar una salida

en lugar de ver, un vecino afuera

dios, debería haber encontrado una salida

fue la última vez

que fuimos felices

algún día fuimos felices

supongo que fui un explorador

así que debería haber encontrado una salida

así todos podrían encontrar una salida

Anuncios

Autor: Enrique Zamorano

1993. Periodismo. Literatura. Rock&Roll.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s