Los mecanismos de la ficción

Últimamente ando preocupado por hallar una buena técnica para la prosa. Estoy liado, aquí, en mi habitación, entre un montón de folios. ¿Cómo escribir bien? Hiperboliala novela que llevo dos años escribiendo, exige mucho tiempo de reflexión y análisis. ¿Qué busco en ella? Con más de quinientos folios en borradores, creo que llega la hora de buscar el estilo que mejor encaje, las técnicas narrativas que mejor se ajusten a los textos y fragmentos, la forma que haga de Hiperbolia una historia personal y con identidad. 

Debido a la frustración que todo ello me supone, he optado por leer un libro que me está siendo verdaderamente útil, Los mecanismos de la ficción. Cómo se construye una novela de James Wood. 

IMG_20150514_082131

Los mecanismos de la ficción se divide en diez capítulos. Cada uno de ellos es una cualidad que toda ficción debe tener: narración, detalles, personajes, lenguaje, diálogo, verdad, convención y realismo. A su vez, el autor parte de Flaubert como padre de la narrativa moderna. Aún no lo he terminado, pero me está sorprendiendo mucho, este libro no solo te enseña a construir una novela, sino también a leer. Aquí os dejo un párrafo que me desveló la importancia de los detalles dentro de la literatura y de las obras de ficción:

(…) La literatura difiere de la vida en que la vida está llena de detalles acumulados y raramente nos encamina hacia ellos, mientras que la literatura nos enseña a observar. A observar que mi madre, digamos, suele humedecerse los labios antes de besarme; el sonido taladrante de un taxi londinense cuando su motor diésel va al ralentí; las rayas blancas que tienen las chaquetas de cuero viejas, parecidas a las estrías de la grasa en la carne; el crujido de la nieve reciente bajo los pies (…)

Esta enseñanza es dialéctica. La literatura hace que nos fijemos más en la vida; practicamos en la propia vida, que a su vez nos hace mejores lectores de los detalles en la literatura. Y así sucesivamente. Solo hay que enseñar literatura para darse cuenta de que los lectores más jóvenes son malos observadores. Sé por mis libros más antiguos, anotados sin ningún miramiento hace veinte años, cuando era estudiante, que yo subrayaba rutinariamente, solo para buscar el aprobado, detalles, imágenes y metáforas que ahora me parecen de lo más vulgar, y me perdía tranquilamente cosas que ahora me parecen maravillosas. Crecemos como lectores, y los veinteañeros son relativamente vírgenes. No han leído la suficiente literatura para que ésta les haya enseñado cómo leerla. (…)

Los mecanismos de la ficción. Cómo se construye una novela (2008), James Wood, Editorial Gredos, Madrid. Traducción de Ana Herrera Ferrer

Anuncios

Autor: Enrique Zamorano

Periodista, escritor y músico. Autor de "La muerte del Hombre Orquesta" (LUMA, 89plus, 2014) y de la pequeña antología "Adiós a las águilas: seis poemas de Leopoldo María Panero" (2014). Love In Veins, Raindogs, Last River Together...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s