Pesimismo otoñal, revisiones caníbales y poca poesía

IMG_20130914_220759

+ESCUCHANDO

1. Uno de mis poemas en mi libro “Las invasiones” se titula Pesimismo y reza algo parecido a esto: “No recuerdo el primer beso / que nos dimos / pero sí el último”.

2. Estoy autoeditando y autopublicando el mismo, quizás dentro de unos meses podréis adquirirlo por Lulu y Amazon. “Las invasiones” reúne mi poesía desde que empecé hasta esta parte, quiero que sea el libro de poemas que defina toda mi obra poética. Es una tarea difícil, ya que borradores me sobran, y algunos poemas se han quedado un tanto desactualizados por la corriente del tiempo.

3. “THC” está anclada en un punto suspensivo. Mi novela, que con tanta ilusión llevo escribiendo durante estos dos años y medio, parece que vuelve de nuevo al principio. Fue en agosto cuando creí que la tenía cogida por los huevos cuando tuve una especie de visión ultracrítica sobre la misma y me eché para atrás. Reseteé y comencé de nuevo. Estaba convirtiéndose en una bomba que cualquier lector como vosotros desdeñaría por su desorden, falta de razones y art hooligan descarado. Intenté de alguna forma mezclar el lado más salvaje de la vida con el lado más pasional y parece que salió mal. Ahora, estoy escribiéndola de nuevo con un punto de vista diferente y con un nuevo estilo. Más normal y no tan caótica. Después de mucho recorrido, he preferido tomar el camino de la escritura sencilla y honesta, que el de la escritura abultada y sin razonamientos. Quizás hasta no se llame “THC”. Solo sé que aún me llevará tiempo. El argumento no dejará de ser el mismo y el que tengo en mi cabeza, pero la forma y la redacción cambiarán a una posición más realisa y honesta.

4. Estoy escribiendo un nuevo libro de relatos. En él están todos los relatos que se han ido quedando en el camino tras la escritura de la novela. A falta de novela, estoy apostando por el relato, que es mucho más cómodo, sencillo y accesible. Aún no tengo un título claro.

5. Últimamente he abandonado un poco la lista de libros leídos. En el verano me dediqué a releer libros que ya había leído pero que necesitaban una nueva relectura. Con lo que en todo el verano puede que no haya leído ninguna “novedad”. Ahora he empezado con novelas de la última década de siglo, tales como Irvine Welsh y su Cola, una auténtica novela working class con mucho sexo, palabrota y pelea. Parece hasta más interesante que la famosa Trainspotting. 

6. Septiembre es como un enero sin previsiones. Es decir, como un comienzo de año sin que nos hayan avisado. Después del verano, que se antoja como un limbo hechizado, septiembre llega para aplastarnos a todos. O por lo menos a mí. No queda nada para la llegada del otoño, que a pesar de ser mi estación favorita, no hace más que traerme depresiones y revisiones a mí mismo, muchas de ellas desagradables. Piensas en si todo esto es suficiente. Como el poema de Bolaño que subtitula este blog, ese de la angustia y tal. Piensas en si todo esto vale la pena.

7. En la nueva edición que estoy preparando de Las invasiones hay un poema que se titula “Malade” y viene a repetir constantemente una misma frase: “Por qué siempre tendrá tanta razón / la gente compulsivamente depresiva”. Quizás porque la tristeza y la angustia sea la única vía de escape. Quizás porque luchamos siempre por cosas que lejos están de ser comprendidas y conseguidas.

Anuncios

Autor: Enrique Zamorano

1993. Periodismo. Literatura. Rock&Roll.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s