RUBÉN POZO + MOJADOS, Valladolid, 14 de febrero, Porta Caeli, garantías de Rock

Anoche fue una noche mágica. De esas que no se olvidan y ni quieres intentarlo. Los presentes asentimos emocionados a la nostalgia de sentir en directo el rock español que se lleva haciendo desde años atrás y hasta ahora. Mojados, grupo vallisoletano y amigo abrieron. Más tarde Rubén Pozo y su perfecto show presentando su disco “Lo que más” (Sony Music, 2012).

Mojados comenzaron sobre las diez y cuarto de la noche con sus guitarras en Wah-Wah al más puro estilo Woodstock. Uno de los grupos que más éxitos han conseguido en la provincia, habiendo teloneado a los Celtas Cortos el año pasado, tocado con artistas del calibre de Miguel Ríos o Siniestro Total, participado en el Valladolid Latino 2011 y ahora tocando con Rubén en sus giras.

moja

Interpretaron temas clásicos de su carrera, incluidos en el disco “Sigue mi ritmo”, que antes se titulaba “Manos Arriba”. Clásicos que como ellos dicen no son tan clásicos, pero por los que yo empecé a seguirles la pista y a reconocerles en mi cabeza. Temas como “Ciego” con vídeo en Sol Música, o la bailable con toque punk de the Clash “Peligrosa Pelirroja” y como no, la espectacular y todavía más bailable, “Sigue mi ritmo”.

mojad

Espectáculo de riffs y solos. Sorprendió muchísimo el rock and roll compuesto para “Pingüinos” 100% stones al más puro estilo “Brown Sugar” y que para gente que no la conocía como yo, fue de lo mejor del concierto.

Alrededor de media hora después de acabar Mojados acabó saliendo Rubén. Ya eran alrededor de las once y media y el público estaba nervioso. Con banda renovada, Rubén arrancó con “Voy a Comerte”. Siguió con “Nada más” empezando con los temas de su disco, y ahí el concierto fue cogiendo fuerza. Cada vez más y más. Hasta que sobre la quinta canción deleitó al público con una reversionada “Grupis” de Aproximaciones. Este para mí fue uno de los momentos del concierto. Terminando la canción la banda se quedó en silencio y ambos guitarristas se juntaron para hacer uno de los solos más memorables de la noche. Dos minutos y medio de guitarreo extremo. Una auténtica pasada.

ru

A partir de ahí, aparte de tener ganado totalmente al público y haber hecho saber el motivo por el que habíamos acudido, que era ni mucho más el pasarlo bien con rock del bueno, comenzó con rocanroles tanto antiguos como modernos. Como la antigua “Pelos de punta” de sus primeros álbumes con Pereza, o la balada a son de órgano y rasgueo fino de guitarra acústica “Mañana será otro día” de Lo que más. 

rubliv

Rubén convenció a todo su público con una entregada “Ozono” comenzando por un fino punteo de guitarra para acabar en un solo monumental de más de cuatro minutos. Y por no hablar de con la que acabó el primer bis, la ledzeppelinera “Como Cualquiera”, un repliegue de sonido y riffs acojonante. 

Rubén volvió con una arrabalera “San Valentín” ya que era el día de los enamorados. Más tarde, cambió a su guitarra eléctrica para dejar a todos con la boca abierta con “Margot”, que sin duda para quién les escribe es la canción más emotiva que ha hecho Rubén. Ni parecida a la versión del disco, excepto por la estructura, el teclado arrancó con ondas Martenot al final rozando el progresivo, la batería en un redoble imposible y las guitarras rayando en quintas, todo ello acompañado de un aullido de Rubén mientras se retorcía en el escenario que quedó a todo el público ensimismado al acabar la canción. Algo prodigioso. Pocas cosas se ven en un directo como ayer se vieron en esta canción. 

rubiliv

Para terminar, apuró con canciones como “Rucu Rucu” de su nuevo disco o “Run Run” muy bien depuradas y adaptadas al directo. La última, “Pegatina” donde Rubén se arrancó el baile de su videoclip e hizo a los demás bailar con el pegadizo ritmo rockabilly del estribillo. Entonces ocurrió algo apoteósico que no había vivido jamás en un concierto. Rubén, con un público concentrado adelante que no superaba las ocho filas, pegó un salto y flotó entre las manos de los asistentes. Fue memorable. Una actitud que no deja nada que envidiar. Como en los ochenta. Como en los noventa. Sin mariconadas. Rock&Roll. Viva la música y el rock. 

rubenpoz

Más tarde, junto a mis amigos de la carrera de Periodismo con los que fui al concierto, nos colamos en el camerino para saludar al artista y hacerle una entrevista que podréis ver en cuanto estrenemos una revista-magacín digital que hemos fundado y verá la luz en una semana y media más o menos, y se llamará OffTopic. Allí podimos ver al artista bebiendo junto a su banda compañera, Mojados, y disfrutando del ambiente. Rubén hace honor a su música, en persona, resulta muchísimo más agradable que subido a un escenario. 

Más tarde nos retiramos a matar lo que quedaba de noche y felices de haber vivido una gran experiencia musical. Habiendo grupos como Mojados y Rubén Pozo en la actualidad, el futuro del rock está 100% asegurado. Felicidades. 

Anuncios

Autor: Enrique Zamorano

1993. Periodismo. Literatura. Rock&Roll.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s