Para escribir poesía uso la memoria, los sentidos, y masturbo el alma hasta que eyacula el verso que simplificado en palabras, me exprese, incluso en el reproche del otro yo… ENTREVISTA A RUBÉN SUÁREZ VALVERDE

rubee

No os podéis perder la entrevista que realicé por medios digitales a Rubén Suárez Valverde, un poeta toledano de los que ya no quedan. De los que aún acuden al bosque para oír el piar de los pájaros, y que también izan la bandera de la revolución recitando versos de Benedetti. De casta romántica, nació bajo el auspicio de los versos de Bécquer y la música de Héroes del Silencio. Poeta universal, sincero a la hora de hablar de poesía y literatura. No se puede vivir de la poesía, pero aún así ya cuenta con dos poemarios publicados, “Noche Poética” y “Alaridos de un poeta”. No os doy el rollo más y os dejo con sus palabras que, a pesar de estar escritas, suenan como al oído.

rub  rube

Enrique: ¿A qué edad comenzaste a escribir poesía? 

Rubén: Desde que tengo uso de razón, siempre me ha gustado el mundo de la literatura, pero especialmente por la poesía empecé a sentirme atraído hacia los diez años, ya entonces escribía mis primeros versos, con la ilusión de publicarlos algún día. Parecía un impulso más de la infancia del que nadie se percataba. Según pasaron los años, dejé de escribir salvo algún poema puntual, o algunas reflexiones que llamaba “Cartas a la papelera”, eso que casi todo el mundo hace y tan pocos descubren. Apenas rebasada la mayoría de edad, volvió a brotar parece ser, con más fuerza mi vocación poética, y empecé a añadir métrica a mis rimas, de hecho en mi primer poemario de aprecia en la división de los dos capítulos, el cambio. Desde ese cambio todos los versos que he escrito están moldeados por la métrica, tanto en mi segundo libro como el que será el tercero.

Enrique: Para ti, ¿cuál es la naturaleza de la poesía? ¿Cómo surge un poema?

Rubén: La naturaleza de la poesía es el sentimiento, su fauna, las visiones de la memoria y su flora se podría decir que son las voces que limitan lo consciente de los inconsciente. La manera en la que surge un poema es espontanea, a veces incluso impulsiva, otras veces viene enmarañada de pensamientos retroactivos que el látigo de la memoria agita o desenvuelve, (también puede surgir y esto contestaría a la vez la pregunta DE dónde surge un poema) en el reflejo de una mirada, o cualquier acción mundana que nos abarque. En cualquier caso inesperadamente.

Enrique: ¿Qué usas para escribir o cuáles son tus inspiraciones?

Rubén: La inspiración, como decía es una musa caprichosa e impulsiva, es inútil buscarla, Aunque Celaya decía que la inspiración es un mito. Para escribir poesía uso la memoria, los sentidos, y masturbo el alma hasta que eyacula el verso que simplificado en palabras, me exprese, incluso en el reproche del otro “yo”. La inspiración siempre ha sido metódica y ha evolucionado sus aspectos dentro de mi en cada libro, o en cada época, generalmente suelo leer antes de escribir, o encender alguna vela o incluso incienso, o por ejemplo la inspiración de mi tercer libro viene siendo bacanal y osado en la búsqueda de lo inconsciente, pero lo que nunca ha cambiado ha sido la necesidad de despojarme de todos los relojes que haya al alcance para escribir, pues los grilletes del tiempo limitan la voluntad de la inspiración.

Enrique: ¿Cuáles son tus máximos referentes poéticos actuales?

La poesía que más me gusta, y con la que más me siento identificado y creo que mi poesía es con la del romanticismo. Con la poesía de hoy en día no me identifico demasiado, ya no solo por su abolición de la métrica y de la rima, (pues hay muy bellos poemas en prosa) sino, porque en muchos casos (más de lo que debiera) la veo superflua, creo que algunos contenidos, estereotipos y versos que de tan repetidos carecen de belleza, se basan en el miedo de conocerse o intimar con el papel, quizá este miedo erradica en la limitación que un autor tiene si escribe desde la opinión de los demás, por eso mismo pienso a veces que hay cosas que se escriben y no se piensan en la poesía actual por el mero hecho de que queda “bonito”. Mis referentes actuales son Enrique Bunbury, al que considero a la vez que músico, poeta, Yolanda Castaño, un joven Aitor Cuervo, no sé con certeza cuanto abarca el termino actual, pero si es de los últimos tiempos Roberto Juarroz, Luis Rosales, José Hierro y mis poetas preferís y máximos referentes son: C. Baudelaire, A. Storni, A. Bécquer y Pizarnik, otros como O. Wilde, Poe, Shakespeare, Darío, Rilke o W Blake también me gustan.

Enrique: ¿Un poemario que te hubiera gustado escribir?

Rubén: Pues puedo agradecer a las musas que el que estoy escribiendo, pero sin duda, me hubiera gustado escribir “Las Flores del Mal”.

Enrique: ¿Qué esperas de la acogida de tus poemarios?

Rubén: La inmortalidad. Es lo único de lo que me importa que me queda por conseguir, es decir, no busco un premio, ni enriquecerme, La prostitución de mi alma ha sido y está siendo bien valorada, ha provocado lágrimas, besos, sonrisas, abrazos, pensamientos,sexo, sentimientos, miradas, silencios, VERSOS…todo esto llena a cualquier autor, y sacia su sed de ilusiones, aunque la que me queda, y de la que solo podré ver sus cimientos a lo sumo, es la inmortalidad.

Enrique: ¿Ha sido difícil conseguir la publicación de tus poemarios? Cuéntanos un poco cómo fue el proceso. 

Rubén: Es más difícil ser leído que ser publicado. Cuando te decía al comienzo de la entrevista que dejé de cierto modo de escribir, en parte es por esto, porque ves muy difícil que se cumpla ese sueño, y más con la poesía. El primer libro “Noche poética” fue autoeditado, es decir, basta con reunir todos tus poemas, registrarlos en la propiedad intelectual, y llevarlos a una imprenta, para después llevarlos al depósito legal, el único requisito de este procedimiento es que el autor pague todos los gastos, aunque también es verdad que descontando el pago a la imprenta, y el registro, todos los beneficios son para él.
Mi segundo libro, “ Alaridos de un Poeta”, fue publicado a través de una editorial. En este procedimiento el autor debe seguir los primeros pasos del otro procedimiento, pero si es aceptado por la editorial, no deberá pagar gasto alguno salvo si es coeditada la edición. También es cierto que los beneficios económicos son más limitados por su comercialización pues se han de repartir entre distribuidoras y las propias tiendas que son las que mayor parte se llevan del precio de venta al público. Si, paradójicamente la tienda se lleva más que el propio autor. (Aunque si te haces con unos ejemplares puedes hacerlos la competencia)

Enrique: ¿Te sientes respaldado y correspondido por el mundo de las letras español?

Rubén: Me siento respaldado por mis lectores/as única y exclusivamente. 

Enrique: ¿Tienes en mente escribir en prosa, una novela, relatos… etc.?

Rubén: si, de hecho espero que mi cuarto libro no sea de poesía, tengo en mente un teatro, una novela empezada que no sé sinceramente si llegaré a terminar, y algunas otras novelas en mente que seguramente vean la luz antes que esta que tengo empezada. Con las novelas me he pasado siempre igual, no es la primera que he empezado pero siempre acabo denudándome en poesía. Seguramente, (porque me conozco) vea la luz antes el teatro que la novela, aunque sea menos comercial. Escribir poesía en prosa, también lo quisiera hacer, pero no quiero escribir la prosa que como te decía antes, se escribe hoy, una prosa de palabras, yo si algún día hiciera poesía en prosa sería una prosa de silencios, y tengo algunos poemas que he escrito en prosa, y que no he publicado salvo por las redes sociales, aún así, creo que no es el momento aún.

Enrique: En estos tiempos tan difíciles económicamente, ¿aún se puede vivir del arte? 

Rubén: No. Ni ahora, ni hace una década. Ahora lo que se vende es la novela comercial, y el esnobismo literario que surge como un rumor, como por ejemplo estas historias de vampiros que ya el romanticismo imprimió de forma insuperable. No se puede vivir de la literatura hasta que por calidad o por suerte se arrase con un libro tuyo, entonces, a partir de ahí, publiques lo que publiques será vendido, y quizá puedas vivir del arte con poner tan solo tu nombre en la portada. Además el “gobierno” no nos ayuda nada con los recortes que ha sufrido la cultura. “La gente no lee, y la que lee, lee lo que lee la gente”, pero lo que cada vez lee menos la gente es Poesía. 

Enrique: ¿Qué consejo darías a todas aquellas personas que quieren hacerse un hueco en el mundo de la literatura actual? 

Rubén: Que arañen la puerta hasta que se queden sin uñas, y si aún no abren, que llamen con los nudillos. Que apueste todo y cuanto haga falta por su sueño literario, que contradiga a quien se lo impida o dificulte, que vayan a recitales, que aprovechen la red, que acepten las criticas y se pregunten el por qué sin ofenderse, que sea el más duro crítico consigo mismo, que se acostumbren a pedir limosna a las estatuas como Diógenes, que escapen del molde literario y se descubran así mismo sin miedo a traspasar lo establecido, que no midan su carrera por el número de obras, sino por su calidad, en fin que no se rindan y que siempre alberguen (como decía Darío) una sed de ilusiones infinitas.

Enrique: Muchas gracias Rubén por tu tiempo, tu sinceridad y tus palabras. 

Rubén: Muchas gracias a ti, Enrique, deseo a tus lectores y a los míos, Salud, Sexo y Poesía.


Anuncios

Autor: Enrique Zamorano

Periodista, escritor y músico. Autor de "La muerte del Hombre Orquesta" (LUMA, 89plus, 2014) y de la pequeña antología "Adiós a las águilas: seis poemas de Leopoldo María Panero" (2014). Love In Veins, Raindogs, Last River Together...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s