2 canciones para sobrevivir en este segundo domingo de Noviembre, cuando “el amor es un pavo bien gordo y todos los días se celebra acción de gracias”.

UNO Aquí de repente, entre pilas de mis discos más modernos y top ten´s actuales rollo Kings Of Leon, Slipknot o Sonic Youth aparece una de mis portadas favoritas que muchísimas veces seguro habéis recreado en vuestra vida. Sí, el Freewheelin´de Dylan. Ese disco que a ojos de la modernidad puede resultar un tanto retro, demasiado cerrado musicalmente reduciéndose a una revisión de la música tradicional americana, tanto blues como country. Pero no obstante, creo sinceramente que es el disco de partida de Dylan. Mi colega bluesman, Mike Terry Gutmen, ya mencionado en este blog en otra ocasión, no está tan de acuerdo. Para él, sus discos favoritos de Dylan son los dos primeros, es decir, los dos anteriores al Freewheelin´ , los discos “Bob Dylan” y “Another Side Of Dylan”. Y esto lo digo porque es una de las personas que más sabe de música y sobre todo de la tradicional americana. Pero para mí sin duda no hay ninguna mejor época en Dylan que la llamada por muchos “trilogía mágica”: Bringing it all back home (1965), Blonde On Blonde (1966) y  Highway 61 Revisited (1967). Y creo que el Freewheelin´, además del siguiente, The Times They Are-A Changing, son imprescindibles para que Bob se hiciera leyenda en el mundo de la música de la época.

La canción que quiero destacar de dicho álbum, es “Hard Rain A Gonna Fall”. Aquella canción que la revista Rolling Stone resaltaba como la 3º mejor canción de Dylan. No hay palabras. Solo un sobrecogimiento y temblor. Lo mejor, la letra. El tono en sí de la canción. Lo que hace que el vello de tu piel se erice. Podríamos estar hablando de una de las mejores letras (o llamémoslo poema) apocalípticas que se han escrito. Venida de la tradición americana de autores como T.S. Elliot o el mismo Dylan Thomas (a pesar de ser irlandés) y sus poemas épicos (de quien adoptó el apellido artístico).  “Hard Rain A Gonna Fall” también me parece el preludio de su época eléctrica porque deja a un lado los temas de corte “sindicalista”, como califican a sus anteriores discos y del posterior ya nombrado The Times They Are A Changing, porque toma partido en la canción de una manera más objetiva y menos personal, alejada de los versos de su máximo ídolo, Woody Guthrie. Cuando antes Dylan defendía a los negros, con canciones como “John Brown” o deseaba la muerte textualmente a los “Masters Of War”, en “Hard Rain” Dylan analiza la situación  (si tomamos de contrapartida la referencia a la crisis de los misiles en Cuba aunque muchas veces el artista lo ha negado rotundamente), en una posición menos cercana a la situación. Como un profeta en plena iluminación que anuncia el Apocalipsis, pero aún así habla como si a él no le importara o no fuera a estar en él. Y ahí entramos en el tema de la ironía de la canción. Es fatalmente irónica. Se ríe en la cara del fin del mundo. Con “Hard Rain”, para este segundo domingo de noviembre os dejo. Para que la disfrutéis. Mirad a la ventana mientras suena y sentid en vuestra piel como el mundo se acaba, como la lluvia ácida se nos va a caer encima y la Gran Tormenta pondrá fin a todo lo que teníamos asentado. La era de la negación. El espectro del fin. “Dios, ¿por qué nos has abandonado?”.

DOS La siguiente canción para este post, es una canción que escuché el otro día, pasado viernes, en un concierto de la banda de pop-rock español Sidonie. Fue en el teatro Cervantes. Con unos amigos de la carrera, todo plagado de periodistas, nos juntamos como las cucarachas, jaja. El concierto llevaba el subtítulo de “acústico” en la entrada. Pero no hizo falta más que llegar a la quinta canción, “Un día en la vida”, para que todo el teatro se pusiera en pie. Y así el resto del concierto. Éxtasis musical. Sidonie es una de esas bandas que siempre tienen colgado el calificativo de “pop comercial” pero porque nadie ha escuchado canciones como “Varanasi” de plena exploración musical con sitar por Oriente. Además de ello, sorprendieron con tres versiones de lo más clásicas. Una de ellas, del músico de arriba, Dylan, el “Subterranean Homesick Blues”, una canción que me llenó de ilusión, ya que nunca pensé que iba a escuchar en directo en lo que me restaba de vida. Y qué bien lo hicieron. Más tarde, el famoso tema de T-Rex, “Let It On”, que hizo a todo el público más que bailar. Pero no es de esos temas de los que os quería hablar. Os quería hablar de la última canción del concierto, que me ocasionó una especial emoción de la que aún, a domingo, me estoy reponiendo. Se bajaron al medio de las butacas con sus guitarras acústicas y a cappella interpretaron una versión de los Emily Brothers: “All I Have To Do Is Dream”. Después de atacar con la agresividad en el directo que posee la canción “El Incendio”, dejaron los instrumentos, Marc Ros (cantante) agarró el micrófono y dedicó muy sensiblemente la siguiente y última canción a el músico vallisoletano fallecido hace unos meses, David Cacho de Stealwater. Entonces en la sala se hizo un silencio. Un profundo silencio matado por débiles murmullos. Y haciéndose paso entre el público, y en el medio de las butacas, tocaron “All I Have To Do Is Dream” de los Emily Brothers. Fue un momento inolvidable, además de precioso. Cualquiera que tuviera un solo gramo de sensibilidad en sus corazones quedaría verdaderamente impactado.

Y es por ello por lo que la segunda canción de la semana es “All I Have To Do Is Dream”, de los E. Brothers. Disfrutadla. Yo no puedo evitar acordarme aún de aquél concierto de Stealwater cuando apenas tenía 15 años y cómo me influyó para tener un grupo de rock como ellos. Y Cacho. Seguimos sin olvidarte. Toda la vida es un sueño. Todo lo que tengo que hacer es soñar, soñarla. Ahí va.

Anuncios

Autor: Enrique Zamorano

Periodista, escritor y músico. Autor de "La muerte del Hombre Orquesta" (LUMA, 89plus, 2014) y de la pequeña antología "Adiós a las águilas: seis poemas de Leopoldo María Panero" (2014). Love In Veins, Raindogs, Last River Together...

2 comentarios en “2 canciones para sobrevivir en este segundo domingo de Noviembre, cuando “el amor es un pavo bien gordo y todos los días se celebra acción de gracias”.”

    1. Sí, anda que no se han hecho versiones de canciones de Dylan, luego dicen de los Beatles, pero de Dylan hay para matar… a mí una de las que más me gusta es de este joven, de la preciosa balada “Boots Of Spanish Leather”:

      Muchas gracias por tu valoración del blog y saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s