Los Mejores Grupos de Rock en Español (Memorándum)

Este mes me ha llegado el nuevo número de la RollingStone con la portada de lo que es el Especial Mejores Grupos de Rock Español. Un especial, que me gustaría comentaros.

Muchos amigos míos me dicen que por qué siempre tengo que estar haciendo listas y en este caso me abstendré de ellas. Me querría centrar en lo que significa el Rock Español. El mayor pecado de los españoles es la envidia. Una envidia que no nos hace ver lo que en verdad somos. Vemos siempre lo mejor en lo extranjero. Es por ello que siempre lo español o lo nacional, lo nuestro se infravalora.

Para intentar no hacer listas y desvirtuar a los grupos, voy a nombrar los grupos de rock español que más, en mi opinión, han dado a la música popular y me han servido para mi formación, para ser lo que soy, que al fin y al cabo no es nada, quizás un poco más entendido en el mundo de la música, quizás más persona, porque al final, de lo único de lo que sirve la música, lo único que te produce la música con el paso del tiempo, es acrecentar tu espíritu y aportar una tranquilidad basada en los acordes. Qué cojones, allá voy.

El primer grupo, que este sí, indiscutiblemente, es mi grupo favorito de rock español desde que los escuché hasta ahora, son los Héroes del Silencio. Comenzaron su andadura bajo el pop oscuro de grupos ingleses como los Smiths, Roxy Music o The Cure. Avanzaron a un sonido más duro en cada uno de sus discos, hasta llegar a Avalancha (1996) donde los Misfits, Guns ´n´ Roses y algún guiño al Pink Floyd más rockero, aparecían en forma de fraseos y riffs, acompañados por la sabiduría inestimable de sonidos árabes que Enrique Bunbury ya empezó a estimar a partir del anterior álbum, El espíritu del vino (1994). En realidad, mucha gente se queda con el sonido del Senderos de Traición (1992), y bien puede ser su disco de referencia, pero para mí Avalancha es el disco que no dejaré de escuchar por más que pase el tiempo, de principio a fin, dejándome llevar por su ruido estratosférico y sus voces de liberación y éxtasis. Avalancha, a pesar de la contaminación exterior en la personalidad de Héroes, para mí roza la absoluta perfección. Para demostrarlo, os voy a dejar con la canción de Héroes que me llevó a enamorarme de ellos tal y como un primer amor en épocas de la primera adolescencia.

Como segundo grupo, destacaré sin duda, a Loquillo y los Trogloditas. Es todo un ejemplo a seguir. Tanto profesional como vitalmente. El Rock en su onda expansiva de “sexo, drogas y rock´n roll”. Sin más. Aparte de todo eso, el cariño que todo el mundo tiene a Loquillo y Sabino Méndez, compositores de himnos como “Cadillac Solitario” o “La Mataré”, es indiscutible. Yo mismo lo he podido comprobar, cuando regularmente los domingos por la tarde me escapo de casa para salir por el centro de Valladolid a tocar la guitarra.  Cuando no hay nada que tocar y el público ya ni si quiera te hace caso (cuando digo público me refiero a los paseantes), tocar el Cadillac Solitario siempre saca una sonrisa a todos ellos. Loquillo y sus Trogloditas consiguió poner banda sonora a muchas personas, entre ellas, yo, cuando mi padre me regaló por mi 15 cumpleaños el “A por ellos que son pocos y cobardes”, su mejor disco, que reúne todos sus grandes éxitos en formato directo, es decir, directamente en conexión a un público de la época que se entregaba al dulce sonido de las guitarras.

El siguiente grupo podrían ser Los Rodríguez, pero sinceramente tampoco me gustan tanto como me gusta la carrera en solitario de su cantante, Andrés Calamaro. Las canciones de Andrés, las más famosas, las mejores, podríamos decir, han conseguido calar en el colectivo del público seguidor como eternas. Su disco, Honestidad Brutal (1999) bien se podría identificar como el abecé del rock español. ¿Hay alguna mala en ese disco? Andrés me agarró de una manera muy fuerte a partir de ese disco. El resto, podrían ser mejores o peores, pero canciones como “Paloma” o “La Parte de Adelante” no hacen falta explicaciones ni razones. Simplemente, mágico. Os dejo un directo de una de ellas, “Paloma”, para que sintáis esa presión en el pecho que Calamaro deja, ese sentimiento colgando tras la mirada de amor de la persona amada, esa sin razón que lleva al sentimiento al extremo.

Otro de los muchos grupos que me gustaría destacar y del que muy pocos se acuerdan, es sin duda Lone Star. Creo que fue uno de los pioneros. Uno de los  primeros grupos que supo adaptar tan bien la música extranjera que venía de Inglaterra y América a lo español, a lo nuestro. Un trasvase de música rock auténtica, sin más etiquetas, y sobre todo disfrutando, que es lo más importante, no tocando por tocar, disfrutando. Tengo una cuenta pendiente con la canción “Adelante”, pleno huracán de guitarras a lo Sabbath y Zeppelin. Increíble.

Dicen que Robe Iniesta, junto a Sabina, es el padre de la lírica musical española. Solo sé que desde el momento en el que escuché “Ama, ama, ama y ensancha el alma” se me cayó el mundo. No había mejor unión entre música y letra posible. Era una maravilla. Más tarde, y empujado por esa canción, pasé a revisar todos los discos de Extremoduro y encontré en ellos el olor de la calle, la desesperación amarga, la locura innata, la rabia y la impotencia, el animal dibujándose entre la maleza de hierba lisérgica, el rock al fin y al cabo, en un estado que muy pocos podrían haber dado cuenta de ello. Y lo mejor de todo ello, ché, es que nunca se acaba su gasolina. En pleno 2011 sacan un disco, tras varios años de carrera, que desbanca a todos los demás. Aún así, “Ágila” y “La ley innata” es otra cosa. Una cosa muy gorda. 

Hacer un hueco a la movida madrileña. Cómo no. Siempre he tenido muchísimo cariño a todos los músicos madrileños. Quizás porque en contadas ocasiones he tenido el gusto y el placer de haber conectado con ellos y su mundo, que sin duda, me parece único. Algo tiene Madrid que es muy grande, en lo referido a lo musical. Grupos como Burning, Nacha Pop o Los Secretos, que comenzaron su senda tocando a Jefferson Airplane o las guitarras más duras de Marc Bolan y T-Rex, pasaron a re-inventar el pop y rock español. Y esa re-invención, es un veneno del que muy pocos se pueden salvar. Cuando cruzaba Malasaña, como dije, en contadas ocasiones, e intentando tatuar sus aires a mi piel y mi vida, pude ver el espectro de Pepe Risi, Enrique Urquijo o el más reciente de todos ellos desaparecidos, Antonio Vega. Les pude ver a ambos charlando de rock and roll apoyados en los bares más de moda de Malasaña. Solo una palabra de GRACIAS eternas. Nada más. Como canción, “A tu lado”, de Los Secretos, aunque pagaría por apostar de que esperábais que saltara con “La chica de ayer”. Pero “A tu lado” me parece inmutable en el tiempo y los vinilos. Para siempre. Un para siempre.

Más modernos y útiles en el tiempo y la distancia, quedan dos grupos que me parecen muy similares entre sí, porque se empapan de lo antiguo para hacer algo nuevo. Sidonie y Pereza. Sidonie quizá más oculto en el mercado musical que Pereza, y Pereza al contrario. Muchos me podréis criticar por este grupo que tacharéis de “comercial” y de pop barato. En realidad no me parece así. Ya lo dijo Sabina, “Pereza son los Stones del futuro”. Y los mismos Pereza le calificaban a él de Dylan, pelotería al máximo. En el caso de Sidonie, los calificaría de valientes. “El incendio” es un buen disco. No el mejor pero un buen disco. Nada que ver, con “El fluido Garía”, el último en su cosecha. Espero el próximo mordiéndome las uñas. Como canción, la más stoniana de Pereza, que personalmente, al que les escribe, ponerla en la habitación y sentirte un Richards con una guitarra invisible mientras suena a todo volumen, no tiene precio. 

Por supuesto, me dejo muchísimos grupos que lo han dado todo y más. Grupos como Duncan Dhu con dos geniales compositores Mikel Erentxun y Diego Vasallo (a quien tuve el placer de conocer por una charla poética en la facultad) a la cabeza, Miguel Ríos, que aunque no entre en categoría de “grupo” se ha dejado hasta la legalidad por el Rock And Roll, Jaime Urrutia y su rock patrio con Gabinete Caligari, un Manolo García y su Último de la Fila con canciones totalmente himnos, Amaral y su riqueza compositiva, sin olvidar al histórico Platero y Tú, y luego también yéndonos a la mayor dureza, grupos como Leño, Mägo de Oz, Barón Rojo (sin duda los mejores de los duros) o Saratoga. Aparte de todos ellos, quisiera destacar la nueva presencia indie con un millón de cosas nuevas: Arizona Baby, Love Of Lesbian o Vetusta Morla podrían ser un gran ejemplo de todos ellos. La música moderna está en sus manos. Y nuestra confianza, también.

Anuncios

Autor: Enrique Zamorano

1993. Periodismo. Literatura. Rock&Roll.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s