¿Qué es la poesía? Enrique Vila-Matas responde…

Ya he acabado de leer París no se acaba nunca (2003), del autor Enrique Vila-Matas y editado por Anagrama. Tenemos ante nosotros una novela epígono, se podría decir. Una de esas novelas que llega a manos de un escritor incipiente que desea escribir ante todo su primera novela que le catapulte hacia el éxito, como yo, y lo único que siente es empatía y devoción, cariño, afecto, hacia el autor de estas letras. Y más si alegaría haber vivido en París cinco días hace alrededor de un mes.

Es demasiado buena esta novela para hacerla una crítica tan pronto. Ya la haré en próximas entradas, para tener tiempo a la relectura y reposar sus contenidos. Por ahora, os voy a dejar uno de los párrafos que más me han gustado del libro.

El protagonista reflexiona sobre la novela que está terminando de escribir, titulada “La asesina ilustrada”, viendo en ella algo más que una novela al uso, sino una despedida de la construcción poética en su lírica. Estamos ante una disertación de libro sobre la poesía y los poetas, que al leerla tomé también como mía y ello me sirve de argumento para compartirla con vosotros en esta entrada:

Hoy en día La asesina ilustrada me parece básicamente una despedida de la poesía por mi parte. El argumento oculto del libro sería la sorda tragedia juvenil del que se ha despedido de la poesía para caer en la vulgaridad de la narración. (…) La asesina ilustrada, con su atormentada descripción de la muerte de un poeta, da pleno testimonio de ello, habla no solo de mi drama personal sino del drama de muchos escritores jóvenes que al principio de su proceso creativo, si son imaginativos, suelen construir mundos poéticos propios, forjados en gran medida por sus lecturas, pero más adelante, a medida que la intensidad imaginativa va disminuyendo, van viendo cómo se acomodan a la realidad, caen en la prosa cotidiana y eso les hace sentir que han traicionado a sus principios poéticos de primera hora. Algunos, los más inteligentes y obstinados, se resisten a rendirse tan fácilmente y mantienen la fe en su poesía durante algunos años más, pero lo que no saben es que, por mucho que hagan, la poesía ya les abandonó a ellos hace mucho tiempo. Nadie escapa a esta ley de la vida poética, nadie. O, mejor dicho, escapa de ella la inmensa mayoría de la humanidad, toda esa gente zumbada y aplastada por la tiranía de la realidad y que ha tenido la dudosa suerte de no haber distinguido nunca entre prosa y poesía.

Fuente de la imagen: http://latortugartificial.blogspot.com.es/2011_01_01_archive.html

Anuncios

Autor: Enrique Zamorano

Periodista, escritor y músico. Autor de "La muerte del Hombre Orquesta" (LUMA, 89plus, 2014) y de la pequeña antología "Adiós a las águilas: seis poemas de Leopoldo María Panero" (2014). Love In Veins, Raindogs, Last River Together...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s