Exile On Main Street (1972) Rolling Stones.

Estamos ante el disco que según muchos críticos es el mejor álbum de música rock de la historia. Exile on Main Street (1972) es uno de aquellos discos que a medida que ha pasado el tiempo se les ha calificado de “malditos”. Ello puede ser debido a toda la historia que hay detrás de su grabación y en realidad el resultado final musical de la experimentación y grabación de los temas. Los Rolling Stones por aquella época acumulaban deudas contingentes de dinero por sus excesos y altercados durante sus giras. Tanto es así, que Jagger y Richards conocían ya lo que era la cárcel. Teniendo en cuenta esto, necesitaban urgentemente sacar otro disco para reafirmarse de nuevo como la mejor banda del mundo y volver a la senda de los conciertos, los superhits y la admiración de su público. Porque los Stones consiguieron, a la par que los Beatles, marcar toda una generación de adolescentes y gentes de todo tipo que vio un modo de vida alternativo en el rock and roll en contrapartida al que proponía la gran cabeza capitalista americana.

Decíamos que se consideraba uno de aquellos discos “malditos” del rock and roll por quizás varias razones: en realidad el título del disco hace honores a su grabación, ya que la banda al completo junto a sus familias se encerraron en una casa de Richards que tenía en el sur de Francia, en la provincia de Nellcôte, en pleno contacto con la naturaleza y tomando día a día de las más fuertes drogas que había en la época. El disco se hace presentir como un agonizar progresivo, agonizar físico, no psíquico, ya que la muestra musical que se extrae es grandiosa. Los compañeros de Richards afirmaban que solo éste era capaz de aguantar ese ritmo de vida y precisamente ese camino era el que le hacía vivir y componer canciones. Los métodos de grabación fueron muy especiales: apenas se le ocurría un buen riff a Richards o a Jagger una buena melodía cantando en una habitación a oscuras con el piano, y la canción ya estaba hecha. Por ejemplo, la canción “Happy”, uno de los éxitos del disco, se grabó entre Richards y Miller (batería) en apenas quince minutos. Por ello, podemos decir que son canciones muy artesanales y humildes, más como un grupo de amigos haciendo versiones de blues antiguos y también por la soledad, el retiro, la espiritualidad y la oscuridad que irradian. Luego otro proceso de la grabación fue la composición de letras, para lo que encargaron la ayuda de uno de los mejores escritores de la época, William S. Burroughs, del cual ya hablamos en este mismo blog sobre él. [Aquí puedes encontrar la entrada dedicada a Burroughs]

Para los que se vayan a adentrar en la Calle Principal, deben de saber que es una calle oscura, muy transitada por personas que en realidad son sombras que se desvanecen, llena de payasos sarcásticos y monjas colocadas, muy, muy lejos en algún lugar al que solo llegas tras haberte pateado medio mundo, en donde la aventura y la curiosidad es una rutina, y donde todo podría ser posible depende de los mundos a donde te lleven las guitarras y voces. Porque precisamente es esa la perfecta definición de este disco: forma parte de las antípodas del rock and roll. Un disco que en su día no fue muy buen entendido por su rareza o cambio, pero que a la larga y con los años, se ha convertido en un disco de culto para todo tipo de gente y estilos.

Os dejo con las canciones para que disfrutéis con ellas lo que en su día esta cabeza pensante y delirante que escribe disfruta cada día de lluvia y sol:

NOTA: Es imprescindible escuchar el disco de principio a fin, aunque sino tenéis tanto tiempo como el que os habla o sois simples curiosos que queréis acercaros un poco más al maravilloso mundo del rock and roll, señalaré como imprescindibles con un *. Como siempre, os he dejado ya el enlace al YouTube para que podáis escuchar las canciones con solo pinchar sobre el nombre.

–          Side One:

1-. “Rocks Off”. *

2-. “Rip this Joint”. *

3-. “Shake your Hips”. *

4-. “Casino Boogie”.

5-. “Tumblin´ Dice”. *

–          Side Two:

6-. “Sweet Virginia”. *

7-. “Torn & Frayed”.

8-. “Sweet Black Angel”. *

9-. “Loving Cup”.

–          Side Three:

10-. “Happy”. *

11-. “Turd on the Run”.

12-. “Ventilator Blues”. *

13-. “I just Wanna See Your Face”. *

14-. “Let it Loose”. *

–          Side Four:

15-. “All down the Line”. *

16-. “Stop Breaking Down”. *

17-. “Shine a Light”. *

18-. “Soul Survivor”.

Fuentes de documentación y para más información: Documental Exile On Main Street.

Anuncios

Autor: Enrique Zamorano

Periodista, escritor y músico. Autor de "La muerte del Hombre Orquesta" (LUMA, 89plus, 2014) y de la pequeña antología "Adiós a las águilas: seis poemas de Leopoldo María Panero" (2014). Love In Veins, Raindogs, Last River Together...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s