Times Square es un sueño.

http://www.youtube.com/watch?v=5-SxqPW6Z4c

Cualquier día uno se levanta con el pecho lleno de ceniza, el teléfono vacío de llamadas, habiendo soñado sueños de otra época en otro momento de tu vida, grandes ilusiones derrotadas, hechos inservibles a corto plazo, palabras que nunca traspasaron la pared, botellas de whiskey y cerveza con nombre de criminal siendo tú el escenario de su crimen, cafés malgastados cuando podías haberte quedado dormido y almohadas rotas por doquier. Entonces algo arde en tu pecho, hay una llamada, una súplica, algo que no sabes qué es y te está observando en el otro lado de la ventana, en la niebla, algo que te observa. Qué será? Será el jazz, será la nostalgia, será la propia vida que duda si llamar y pasar a tu estancia, será la propia muerte intentando dejar viles y débiles pistas de que aún hay espacio para ella o quizás sea una simple locura que no tiene otro remedio que hacerse callar subiendo los altavoces y escuchando a Tom Waits.

Quizás sea eso. Por el momento, dejémonos caer esta noche sobre la fría fría tierra.

Por todos aquellos, que aún creemos en la noche.

Compañero abatido en un viejo café/ no soñó con absolutamente nada antes de haberse marchado. /Hay una campana en la torre/ tío Ray pagó una ronda /no te preocupes por el ejército /en la fría fría tierra.

Ahora no seas un llorica /al ver que hay madera en el cobertizo. /Hay un pájaro en la chimenea y una piedra en mi cama. /Cuando la carretera está lavada/ no dudan en pasar la botella/ y esperar en manos de la fría fría tierra.

Hay una cinta en el sauce /y un neumático balanceándose en una cuerda /y un parche en las bayas/ asumiendo la pendiente. /El gato siempre dormirá encima del buzón /y nosotros no iremos más a la ciudad de nuevo/ hasta que hayamos enterrado cada sueño en la fría fría tierra.

Dame un rifle Winchester y una caja llena de conchas /volar el techo de la granja de las cabras /y dejar que se deslice por la colina/ el Piano servirá de mecha/ Times Square es un sueño/ creo que yaceremos sobre la fría fría tierra.

Llamar a la policía en el Breadlove /traer una Biblia junto a una soga /una caja entera de Rebel /y una barra de jabón/ hacer una pila de troncos de neumáticos/ y prenderles fuego desde abajo/ trae un dólar contigo cariño, en la fría fría tierra.

Toma un gallo veleta /y tira piedras sobre su cabeza /para de hablar con los vecinos/ solo hasta que todos estemos muertos /ten cuidado de mi carácter /y del perro que escondo /rompe todas las ventanas en la fría fría tierra.

Anuncios

Cualquier día uno se levanta con el pecho lleno de ceniza, el teléfono vacío de llamadas, habiendo soñado sueños de otra época en otro momento de tu vida, grandes ilusiones derrotadas, hechos inservibles a corto plazo, palabras que nunca traspasaron la pared, botellas de whiskey y cerveza con nombre de criminal siendo tú el escenario de su crimen, cafés malgastados cuando podías haberte quedado dormido y almohadas rotas por doquier. Entonces algo arde en tu pecho, hay una llamada, una súplica, algo que no sabes qué es y te está observando en el otro lado de la ventana, en la niebla, algo que te observa. Qué será? Será el jazz, será la nostalgia, será la propia vida que duda si llamar y pasar a tu estancia, será la propia muerte intentando dejar viles y débiles pistas de que aún hay espacio para ella o quizás sea una simple locura que no tiene otro remedio que hacerse callar subiendo los altavoces y escuchando a Tom Waits.

Quizás sea eso. Por el momento, dejémonos caer esta noche sobre la fría fría tierra.

Por todos aquellos, que aún creemos en la noche.

Compañero abatido en un viejo café/ no soñó con absolutamente nada antes de haberse marchado. /Hay una campana en la torre/ tío Ray pagó una ronda /no te preocupes por el ejército /en la fría fría tierra.

Ahora no seas un llorica /al ver que hay madera en el cobertizo. /Hay un pájaro en la chimenea y una piedra en mi cama. /Cuando la carretera está lavada/ no dudan en pasar la botella/ y esperar en manos de la fría fría tierra.

Hay una cinta en el sauce /y un neumático balanceándose en una cuerda /y un parche en las bayas/ asumiendo la pendiente. /El gato siempre dormirá encima del buzón /y nosotros no iremos más a la ciudad de nuevo/ hasta que hayamos enterrado cada sueño en la fría fría tierra.

Dame un rifle Winchester y una caja llena de conchas /volar el techo de la granja de las cabras /y dejar que se deslice por la colina/ el Piano servirá de mecha/ Times Square es un sueño/ creo que yaceremos sobre la fría fría tierra.

Llamar a la policía en el Breadlove /traer una Biblia junto a una soga /una caja entera de Rebel /y una barra de jabón/ hacer una pila de troncos de neumáticos/ y prenderles fuego desde abajo/ trae un dólar contigo cariño, en la fría fría tierra.

Toma un gallo veleta /y tira piedras sobre su cabeza /para de hablar con los vecinos/ solo hasta que todos estemos muertos /ten cuidado de mi carácter /y del perro que escondo /rompe todas las ventanas en la fría fría tierra.

Autor: Enrique Zamorano

1993. Periodismo. Literatura. Rock&Roll.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s